Fundador de Ganeshalab revela las 5 dificultades para emprender en biotecnología en Chile

El presente texto se realizó basándose en la recepción de una columna escrita por Markus Schreyer, fundador Ganeshalab.com, aceleradora boutique con especialidad biotecnológica, que toma emprendimientos chilenos para posicionarlos en el mercado estadounidense. A juicio de Markus, el ecosistema chileno de biotecnología enfrenta una serie de dificultades, lo que atenta contra los nuevos negocios en la materia. Éste es el detalle:

  1. El ecosistema chileno de biotecnología se encuentra en una etapa muy temprana: “Sólo en los últimos años, las universidades han comenzado a enfocarse más en sus capacidades de Transferencia Tecnológica, lo que lleva a un aumento lento pero visible de proyectos de Biotecnología con potencial de traducirse en valores e impactos reales para la economía. Aun así, tenemos dos grandes brechas: el Control de Calidad en los procesos científicos y la necesidad de potenciar un vínculo con la industria para enfocarse en las tendencias y necesidades  actuales de los mercados”.
  2. Inversión de mucho riesgo: “Si invertir en Startups representa una clase de activos de inversión de alto riesgo, la biotecnología agrega un nivel adicional. Pues sólo un número limitado de personas y organizaciones tienen el conocimiento y la capacidad para juzgar la viabilidad de un proyecto y llevar a cabo un proceso de due diligence eficiente. Sumemos a esto que los inversionistas locales están más orientados en la inversión de corto plazo (3-5 años) mientras que los emprendimientos de biotecnología requieren de más tiempo para alcanzar la etapa de ingresos o el tan ansiado Exit”.
  3. Poco desarrollo real: “Tenemos casos de emprendimientos nacionales posicionados en mercados extranjeros como Proteus, Levita Magnetics, Phage Technologies o Cellus por nombrar algunos, pero debemos señalar que todos ellos se han establecido -mayormente desde sus comienzos- en EE.UU, Europa o se han desarrollado en colaboración con socios internacionales”.
  4. Tenemos una ventaja a nivel latinoamericano no explotado: “Si bien, a nivel internacional, no desempeñamos un rol relevante en materia biotech, lo cierto es que dentro de Latinoamérica- tenemos un potencial clave en esta materia, pues contamos con un ecosistema empresarial sólido y un entorno económico estable. Además, nuestra ventaja por sobre otros países, es que nuestros costos son menores en materia de investigación, prototipación o validación. Lamentablemente aún no contamos con un entorno regulatorio, lo que nos significa una debilidad”.
  5. Se necesita aumentar incentivos e instrumentos que alienten el desarrollo de nuevos negocios en la materia: “Dado esto, quisiera recalcar que necesitamos aumentar los incentivos, requerimos de  instrumentos gubernamentales atractivos para alentar y apoyar iniciativas centradas en biotecnología  y que hoy en día -a menudo- se excluyen, dado el número relativamente bajo de proyectos en comparación con los de corte tecnológico. Esperamos que con la creación del nuevo Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación se pueda robustecer este ecosistema y transitar desde un entorno emprendedor a un impulso de la industria biotecnológica nacional y desarrollar un ecosistema biotecnológico internacionalmente reconocido que contribuya significativamente a la economía futura de Chile”.

En este sentido, Markus concluye que “Sin duda, Chile tiene ventajas comparativas frente a otros países en temas de desarrollo biotecnológico, y tienen que ver entre otras cosas con su biodiversidad única que le permite posicionarse en el desarrollo de bioproductos que impacten en el sector agrícola, minero o incluso farmacéutico. Asimismo, el desarrollo de la industria acuícola, gracias al reconocimiento que tiene a nivel internacional por ejemplo la industria del salmón, ha posicionado a Chile en el desarrollo de productos y servicios orientados a temas de sanidad acuícola o alimentación”

No Comments

Post A Comment