¡Atención emprendedores! ¿Es tan importante realizar un presupuesto anual?

Foto: Pixabay

La elaboración de estas cartas de navegación financieras son vitales para todo emprendimiento o empresa, ya que son herramientas fundamentales para enfrentar un período de tiempo determinado en lo que respecta a sus finanzas y logro de objetivos.

 Muchas veces los emprendimientos tienen proyecciones cortas, por lo que van viendo el presupuesto mes a mes, incluso semana a semana. Hay muchos negocios que sufren puesto que su núcleo comercial es estacionario, lo que quiere decir que hay periodos muy buenos y otros en los que el negocio solo se sostiene con dineros propios.

Por estas razones, y sumado a la incertidumbre que provocan las bajas cifras de crecimiento, la estructuración de un presupuesto anual para todo tipo de entidades es fundamental para planificar el 2017 y enfrentar el futuro respecto a sus finanzas y logro de objetivos. No obstante, muchos emprendedores por diversas razones deciden no hacerlo, desconociendo las diversas consecuencias a las que pueden quedar expuestos.

La consecuencia más grave que puede provocar la ausencia de una planificación presupuestaria para enfrentar un nuevo año es el fracaso del emprendimiento, tal como expresa Patricio Gana, gerente general de AK Contadores, quien explicó que “si de igual manera se logra subsistir uno o dos años, lo más seguro es que no le vaya bien por la falta de planificación previa, que es muy importante. A fin de cuentas no sólo será tiempo perdido, sino que también dinero. Asimismo, desde el punto de vista global, como sociedad también perdemos con el quiebre de pymes, ya que nuestras compañías terminan siendo menos competitivas, lo cual impacta en la generación de empleo y, por otro lado, el mismo Gobierno recauda menos impuestos que el potencial que puede dar la economía”.

En este sentido, que algunos empresarios se salten este paso “a mi modo de ver se debería a un tema de modelo educativo. En Chile nadie te enseña a emprender y los cursos y capacitaciones están rellenos con materias poco prácticas y muchas veces inútiles para el emprendedor. Por ejemplo, un curso de contabilidad básico dura alrededor de 2 meses, y un emprendedor no necesita eso, necesita un curso de 2 días donde le expliquen que es la contabilidad, para qué sirve y cómo se construye e interpreta un balance. El emprendedor no va a hacer su contabilidad, por lo tanto, requiere de otras herramientas. No existe un lugar donde un emprendedor tome un curso de 4 u 8 horas que le enseñe a hacer un presupuesto”, comentó Gana.

Por otro lado, tener en cuenta cuáles son los aspectos más importantes a los que prestar atención a la hora de armar el presupuesto es de igual relevancia. Según señaló Cristián Lecaros, CEO de Inversión Fácil,  “se debe considerar el lograr la mayor cercanía posible de los números presupuestados con la realidad. Muchas veces se hacen presupuesto de ventas que difieren mucho de la realidad, ya sea porque son demasiado altos o demasiado bajos. El error en la información no permitirá tomar buenas decisiones. Otro error que se comete es no considerar todos los gastos en que se incurrirá, lo cual resulta complejo para los emprendedores, ya que se encuentran a mitad de camino sin el dinero suficiente para continuar. Recordemos que algunas estadísticas han demostrado que un 70% de las nuevas empresas desaparecen antes del segundo año”.

Del mismo modo, Lecaros resaltó que “se debe tener afinidad con este tipo de herramientas. Si no la conoce, vale la pena pagarle a un profesional para que le enseñe. Es una herramienta que debe manejar el emprendedor, es parte de su gestión personal el alimentar y corregir periódicamente, ya sea mensual, semanal o incluso diariamente, los números proyectados. Es como la brújula del barco. Usted no mira la brújula una vez al año, sino que permanentemente”.

Finalmente, Lecaros agregó que “una de las recomendaciones que hacemos es que el modelo de proyección sea sencillo. Excesivo detalle le hará perder demasiado tiempo en algo que no debiera tomar, para un pyme, más de 15 o 30 minutos diarios, es decir, el remedio no puede ser más caro que la enfermedad, y el tiempo del emprendedor vale oro. Es usual que cuando una empresa comienza, las proyecciones suelen ser muchas veces bastante diferente de la realidad. Sin embargo, un factor clave para armar un buen presupuesto es justamente la experiencia que va adquiriendo el emprendedor. Esa experiencia le hará entender mejor su negocio y por lo tanto proyectarlo mejor”.

 

 

 

Total
0
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Previous Post

#TuHistoria, Beerly.cl: el emprendimiento de cervezas artesanales chilenas

Next Post

Fondos de financiamiento para Micropymes funcionarán en nueve Centros de Desarrollo de Negocios de Sercotec

Related Posts
Total
0
Share