Cámaras bajo pantalla: la nueva obsesión de los fabricantes de smartphones

Dónde colocar la cámara.

Esta precisión logística clave para obtener una buena fotografía, tanto hoy como ayer, alcanzó nuevos niveles cuando el desarrollo del smartphone obligó a los fabricantes a ubicar sus sensores en un lugar donde no afectará la integridad de la pantalla.

Así nacieron los infames notch, esos “sacados” que rompían la sagrada integridad de la pantalla, reduciendo la relación entre el tamaño y borde. Esa obsesión que obligó a algunos fabricantes a inventar cámaras extraíbles, e incluso pantallas deslizantes, todo para poder colocar una cámara decente sin afectar el display absoluto del celular.

Hoy, la última chupada del matech  es la cámara bajo pantalla, solución casi mágica que no todos los fabricantes se deciden a aplicar, aunque OPPO, Samsung y ZTE han probado, con mayor y menor éxito, en algunos de sus modelos.

Mala cámara

Quien debutó en estas lides fue ZTE con su Axon 20 5G, el primer equipo con cámara bajo la pantalla, el que, según The Verge no era muy buena.

Según indica su review, “sin querer menospreciar el logro técnico de lograr instalar una cámara medianamente funcional bajo una pantalla OLED -lo que involucra nuevos tipos de materiales transparentes, filtros de pixeles y algoritmos de interpolación cromática para poder capturar de buena forma la luz que llega al sensor de 32 MP- lo cierto es que desgraciadamente, es una cámara selfie mala que con buenas condiciones de luz toma fotos borrosas, con colores suaves y débiles y ciertas zonas algo reventadas”.

El Fold 3 de Samsung

Eso mismo hizo recientemente Samsung con uno de sus flamantes modelos plegables. Específicamente el Fold 3, que en un afán de otorgar una imagen casi cinematográfica en su modo desplegado -completa prioridad de este modelo, vale aclarar-, apuesta por esta cámara muy bien oculta a primera vista, como se ve en esta imagen.

¿La calidad de imagen? No hemos probado el modelito pero no da muy buena espina que los mismos fabricantes escriban en su sitio web cosas como “algunas funciones de la cámara no están disponibles en la cámara debajo de la pantalla” o “para tomar selfies más nítidas, se recomienda usar la cámara en la pantalla de portada o en la cámara trasera”.

OPPO for the win

El último en sumarse a esto es OPPO, fabricante chino que en pocos años ha metido harto carbón a sus manufacturas, lo que en términos de tecnología implica centros de investigación -posee varios centros de I+D repartidos por el mundo- donde ha desarrollado este tipo de soluciones.

OPPO, mucho más que cuatro letras.

Y acá, se lucen con una tecnología que utiliza una serie de algoritmos de IA de imágenes, que incluyen reducción de difracción, anti-condensación, HDR y AWB, para optimizar mejor la calidad de imagen de la cámara debajo de la pantalla.  Hay que entender que el funcionamiento de estas cámaras, en líneas fenerales, depende mucho de cuanta luz puede pasar por la pantalla supuestamente tapada -de ahi el material transparente-, lo que implica el uso de IA para solucionar la falta de luz que implica tener una ccámara semitapada por una pantalla OLED.

Aca entra a jugar el modelo de reducción de difracción, que usando decenas de miles de imágenes ha entrenado a la IA de OPPO para controlar los problemas causados por la difracción en la fuente de luz, lo que permite a los usuarios capturar imágenes más claras y de aspecto más natural.

Y si bien en OPPO aún no lanzan algún modelo con esta tecnología, son los primeros esfuerzos para alcanzar a lograr ese objetivo que aún parece lejano: una cámara que no estropee una pantalla perfecta.

Total
11
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Previous Post

Digitalización de Pymes y emprendimientos: Porqué Chile necesita una Ley Fintech tras la pandemia

Next Post

Estos son los 4 proyectos que verán el monitoreo del transporte de carga en grandes ciudades

Related Posts
Total
11
Share