Cinco buenas excusas para probar Paramount+

Como Prime Video en su momento, Paramount+ parece ser el patito feo de las plataformas de contenido, pese a que en su interior hay varias joyas que merecen la pena.

En la edad de oro del streaming online, no son pocos quienes han basureado a distintas plataformas porque o el contenido es malo, poco o viejo. Los más vintage recuerdan a Crackle, una mala copia de Netflix con películas dobladas y que nació carente de atención, según algunos. 

Otros quizás rememoran los primeros días de Prime Video, la plataforma que nadie tenía claro si venía o no con la cuenta de Amazon, y que no hizo ruido alguno hasta que “The Boys” asomó su sangrienta nariz.

Hoy, el objetivo del desdén general es Paramount+ , plataforma propiedad de Paramount Global y que ofrece contenido de señales como Comedy Central, la aplaudida Showtime, Nickelodeon, Nick Jr. y MTV. ¿El problema? Como el despliegue global ha sido más lento que un bolero -lleva casi un año en Chile y recién este mes se estrenó en UK-, el contenido que posee sigue siendo algo limitado por culpa de los acuerdos de transmisión firmados en el pasado y que aún no terminan.

Pero se avanza. Además de tener un acuerdo exclusivo con la popularísima South Park y la franquicia Star Trek, existen un puñado de joyas programáticas que no fueron levantadas por nadie, o que son nuevas y exclusivas de Paramount+, y que juntas hacen merecedora de pagar, al menos, un mes por su servicio. 

Estas son cinco de esas perlas

Key & Peele (2012)

Antes de volarnos la cabeza con “Get Out” Jordan Peele afiló sus dientes creativos durante 5 años junto a su partner Keegan-Michael Key mediante este show de sketches humorísticos que se llevó varios aplausos y premios durante su corta vida, entre ellos un Peabody y dos Emmy el año 2016.

Esto gracias a un humor lleno de crítica social tanto hacia EE.UU. y sus cachos de raza como a la cultura afroamericana, todo con referencias a la cultura popular, ciencia ficción y el cine en general.

Con capítulos que no superan los 25 minutos, y dos temporadas disponibles – de un total de cinco que deberían subirse en los próximos meses- “Key & Peele” pasa rápido y saca risas varias, sobre todo gracias a la ácida crítica y la actuación de sus creadores, que hacen buena parte de los personajes, y donde destaca Meegan, que presentamos en este link

Schitt’s Creek (2015)

Cuando el año 2020 una desconocida comedia canadiense arrasó con los Emmy, dejando mirando para el lado a nombres como “Black-ish”, “The Marvelous Ms. Maisel” y “The Kominski Method”, todos se preguntaron donde se podía apreciar que tan buena era la famosa “Schitt’s Creek”.

Con un reparto perfecto, donde destaca Catherine O’ Hara y Dan Levy como la matriarca de la familia Rose y su pansexual hijo David, respectivamente, “Schitt’s Creek” tiene una premisa tan simple como repetida: una millonaria familia pierde todo su dinero y queda varada en un pueblo de pacotilla, su única propiedad luego de que Johnny Rose (Eugene Levy) lo adquiriera como broma para su hijo. 

Completa el póquer Alexis Rose (Annie Murphy) la inocente y guapa hija de la familia, que viven en un hotel muerto en el pueblo de Schitt’s Creek  y donde enfrentan su nueva vida y se acomodan al cariño de los locales, navegando con humor y mucha emoción temas como la familia, inclusión, diversidad y todo eso que nos hace humanos.

Yellowjackets (2021)

Inspirada en el milagro de Los Andes y la canibalística expedición Donner, “Yellowjackets” cuenta la historia de un equipo de fútbol femenino que sufre un accidente aéreo en un bosque perdido y pasan por una trágica experiencia, la que el espectador conoce cuando las chicas ya están grandes y el trauma pasado les pisa la cola. 

Con un soundtrack lleno de hits de principios de los noventa y una narrativa femenina escasa en la televisión actual – Gossip Girls en ácidos, si se quiere- la serie marcó el retorno de un par de rostros que iluminaron la pantalla en el pasado: Juliette Lewis y Christina Ricci como Natalie y Misty, dos sobrevivientes clave del accidente aéreo.

La serie mezcla el drama con lo sobrenatural, creciendo en pavor a medida que la historias se desarrollan. Y aunque el factor thriller se lleva la atención, y aseguró una segunda temporada, el peak de calidad corresponde a la actuación de Ricci, que desenfunda toda su expresividad para dar vida a una psicótica enfermera. 

Super Pumped (2022)

Esta antología, cuya primera entrega cuenta el tejemaneje que ocurrió al interior de Uber, es parte de un trío de series – junto a “WeCrashed” en Apple TV+ y “The Dropout” en Star+-  que cuentan la vida dentro de las startups unicornio y el mundo del emprendimiento.

En este caso, “The Battle for Uber” parte por ser narrada por Quentin Tarantino, dando a entender que el tono y la forma del show es frontal y directo, bastante similar a la estrategia que tuvo Uber a la hora de instalarse en las distintas ciudades donde llegó: agresivo y sin piedad con la competencia.

Con las actuaciones de Joseph Gordon-Levitt como Travis Kalanick, CEO de Uber, junto a  Kyle Chandler, Uma Thurman interpretando a Arianna Huffington, y  Elisabeth Shue, “Super Pumped” es una especie de thriller empresarial, asemejándose a la tensión que generan series como “Sucesión” pero en código emprendedor quemando millones de dólares en la pasada.

Su segunda temporada se basará en parte de la historia de Facebook.

Players (2022) 

Uno de los últimos estrenos de Showtime es un documental falso hediondo a futuro y juventud. Esto pues retrata con sarcasmo e ironía la interna del equipo de esports Fugitive, que juega League of Legends, y donde chocan los egos de Creamcheese, el viejo gran jugador de LOL, y Organizm, su relevo, de 27 y 17 años, respectivamente.

Creada por Dan Perrault, ganador del Peabody por el también falso documental “American Vandal”, disponible en Netflix, el showrunner se inspiró en los documentales de deportes como “F1: Drive to survive” y también en “Gambito de Dama” a la hora de hablar de un juego que la gente no entiende. 

Con críticas favorables en general, el show claramente tiene un foco fijo en quienes siguen los esports, aunque la crítica alaba como Perrault maneja el género de falso documental con suficiente ironía y sarcasmo para enganchar a más personas. 

Total
10
Shares
Previous Post

Corfo Aysén ofrece becas de perfeccionamiento a buzos acuícolas de la región

Next Post

Retorna: La startup que busca fomentar la inclusión financiera de los migrantes

Related Posts
Total
10
Share