De 9.600 lechugas a 24 mil en una temporada: Joven de Puerto Natales quintuplicó producción con innovador cuarto climatizado

Mediante un cuarto de germinación que controla temperatura, riego, luz y humedad y un vivero calefaccionado, lograron aumentar la producción.

Desarrollar la agricultura en la zona austral de nuestro país es todo un desafío. Las condiciones climáticas extremas y la poca tecnología existente –entre otras causas– no permiten generar volúmenes productivos que satisfagan la demanda actual de la población. Una gran cantidad de las hortalizas que se consumen son llevadas desde otras regiones del país o deben ser importadas desde Argentina, a través de la Zona Franca.  

Nirmia Salamanca, emprendedora, hija de agricultores de Puerto Natales.

Consciente de esta realidad y de las limitaciones que afectaban a su comunidad, Nirmia Salamanca, una joven periodista, hija de agricultores de Puerto Natales, decidió postular un proyecto de ‘Germinación Eficiente’ al programa ‘Mi Raíz’ de la Fundación para la Innovación Agraria (FIA), del Ministerio de Agricultura, el que buscaba aumentar la producción del cultivo de lechugas de su comunidad agrícola, a través de la construcción de un vivero y un cuarto de germinación climatizado. 

La tecnología al servicio de la pequeña agricultura 

A través de este proyecto se logró establecer un sistema con tecnología de punta en producción de plantines de hortalizas. Se construyó un cuarto de germinación que controla temperatura, riego, luz y humedad y un vivero calefaccionado, para alcanzar un periodo adicional de siembra, y así aumentar la producción local de lechugas Grand Rapids, la más consumida en el mercado local­.  

“Teníamos problemas para agrandar la siembra, porque en agosto todavía  hay heladas y eso nos impedía hacer plantines, ya que se demoraban demasiado en crecer. Fue por ese motivo que postulamos al FIA y creamos un vivero climatizado que nos permitió ahorrar 15 días en la producción y poder tener lechuga para comercializar, lo que se traduce en mejoras económicas (…) ahora además estamos sembrando la especie Sementel”, señaló Nirmia Salamanca, detallando que pasaron de producir 9.600 lechugas en una temporada a 24.000.  

Paula Orellana, representante de FIA en Magallanes, en tanto, destacó el desarrollo de este innovador proyecto y los resultados obtenidos. “Esta iniciativa además anexó un vivero construido con desechos inorgánicos de la salmonicultura, lo que permitió disminuir el tiempo de generación de un plantin de siete días a 40 horas. La comunidad planificaba que la producción se duplicaría, pero ahora ya la están quintuplicando”, dijo.

Y agregó que los excedentes que se obtendrán de esta cámara de germinación serán comercializados a otros productores, a través de la Cooperativa de trabajo Ñuke Mapu de Última Esperanza. 

La iniciativa recibió los recursos para su ejecución en 2020 y hoy ya ha rendido importantes frutos. Así lo constató el subsecretario de Agricultura, José Guajardo Reyes, en el marco de su primera gira por la Región de Magallanes y la Antártica Chilena. “En la provincia de Última Esperanza, hemos podido conocer el trabajo consciente por el cuidado de la tierra y cómo este proyecto que construyó un invernadero, ha abastecido de hortalizas a la comunidad.  Estamos muy contentos de ver que en la zona austral se puede hacer agricultura cuando hay ganas”.

Total
1
Shares
Previous Post

Microsoft presenta programa de apoyo a startups sociales en Chile

Next Post

Operación Renta 2022: Revisa el calendario de las devoluciones del SII

Related Posts
Total
1
Share