De Machalí a París: cómo un bolso de tela y yuta se transformó en un ejemplo de economía naranja

My Way Ecobag es un emprendimiento que utiliza residuos textiles y una tela 100% natural para fabricar estilosas y resistentes bolsas 80% reutilizables y 20% biodegradables.

Mientras todo Chile se preguntaba cómo iba a vivir sin bolsas plásticas tras la entrada en vigor de la Ley 21.100 el año 2016, que prohibió la entrega de estos receptáculos en el comercio, Juliana Mierez argentina radicada en la comuna de Machalí, región de O’Higgins, vio una oportunidad.

Y en qué momento. Con serios problemas económicos y a cargo de una hija, el año 2016 Juliana apuntó al desarrollo de bolsos en base a desechos plásticos, textiles y yute, material natural 100% biodegradable que, a su juicio, no se le estaba sacando suficiente provecho.

“Aunque el yute se ve en Chile es en bolsas estampadas con logos empresariales, como de promoción, pese a que es una tela muy usada en la confección de bolsas en el exterior. Entonces quise llevar el concepto hacia allá, sobre todo sabiendo que eran súper fuertes y resistentes”, cuenta la emprendedora. 

Y apostó.

El año 2016 Juliana apuntó al desarrollo de bolsos en base a desechos plásticos, textiles y yute, material natural 100% biodegradable.

Así nació My Way Ecobag, emprendimiento potenciado por el Instituto 3IE, y que con el apoyo de instancias como Sercotec Rancagua y SernamEG de O’Higgins, hoy lleva más de 4 años siendo un ejemplo de emprendimiento basado en economía circular, diseñando y fabricando mochilas y bolsos únicos en su línea, 100% chileno, por mujeres, y que esta semana envió sus primeras muestras a París, Francia, gracias a ProChile.

Y siempre con material reutilizado. Si antes trabajaba con “bolsas de contención” utilizadas en un local de repuestos de auto, hoy recibe material de Lo Valledor e incluso de empresas que fabrican uniformes. Y pretenden usar lo que quede de las famosas palomas de campaña política que se ve en la calle.

En ese sentido, el foco es siempre tomar el material, utilizarlo y mezclarlo con el resistente yute, dando vida a un bolso 80% reutilizable y 20% biodegradable, idea que además aporta una notable disminución de la huella hídrica en su producción.

Si por el reciclaje de un par de jeans se reduce el consumo de 8.000 litros de agua, en My Way Ecobag usan fardos con 50 pares cada uno.

No es menor. Para más información, pueden encontrarlos en https://mywaycl.cl/

Total
6
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Previous Post

Vuelve el simbionte: “Venom” estrena tráiler de su secuela

Next Post

Lanzan app para la seguridad de trabajadores y simplificar las labores del día a día

Related Posts
Total
6
Share