El remezón laboral generado por Elon Musk en Twitter

Conocida era su forma de hacer las cosas en su otra empresa, Tesla, pero esta vez ha traído consecuencias que tienen al hombre más rico del planeta en el ojo del huracán y al pájaro azul, al parecer, a punto de silenciar su canto. Como diríamos los periodistas, esta es una noticia en desarrollo.

Fue el 27 de octubre, luego de meses de dimes y diretes -acciones judiciales incluidas- que Elon Musk, la persona más rica del mundo, concretó la compra de Twitter por US$44 mil millones.Y la imagen con la que llegó a la sede central de la red social podía adelantar lo que se vendría: se presentó portando un lavamanos.

No han sido semanas fáciles para la red del pájaro azul: pérdidas de sponsors y despidos masivos. Este último punto, el aspecto laboral dentro de la empresa, ha llamado la atención. Partió despidiendo a la mitad de la planta de trabajadores (aunque luego le pidió a algunos que volvieran) y la última polémica incluye lo que podría considerarse un ultimátum.

Hasta este jueves los colaboradores tenían plazo para responder a un e-mail enviado por Musk en el que, en resumen, les decía si están dispuestos a trabajar duro y mucho o mejor optaban por irse. 

Y algunos reportes de prensa dan cuenta de que los empleados de la red social hicieron caso omiso al llamado y habrían renunciado en masa. De hecho, las oficinas de Twitter fueron cerradas. La crisis parece ser tal que, incluso, ayer se hizo TT el hashtag #RIPTwitter, poniendo en duda el funcionamiento y la continuidad de la plataforma. 

A la distancia, todo suena bastante poco amigable y que no colabora con un ambiente laboral sano, pero al parecer todo tiene su contexto, considerando que esta compañía del hoy desplumado pájaro está a la cola dentro de las redes sociales, donde Instagram y TikTok dominan, mezclado con un peculiar modo de trabajo ya conocido.

Uno de los últimos tuits de Elon Musk al publicarse esta nota. ¿Cómo se podría entender esto?

“Es una estrategia comunicacional el cual está enfocada a mover la compañía hacia otra dirección ya que era una empresa que estaba dormida. Twitter año a año pierde un millón de dólares solo en intereses, por lo que una cirugía de esta forma era esperable y lo hizo en el estilo de Elon Musk que siempre ha tenido”, sostiene Tomás Cifuentes Tello, CEO de Reqlut, plataforma de reclutamiento y selección para empresas grandes y pequeñas.

Cifuentes recuerda lo que hizo Musk con su otra empresa, Tesla, donde pasada lo más grave de la pandemia, ordenó a todos sus empleados a dejar el teletrabajo y volver obligatoriamente a la oficina. “La forma podría ser quizás más suave, pero es un estilo esperable de una persona que trabaja 15 horas al día de lunes a domingo”, resalta.

Cómo una empresa debe lidiar con esto

El cambio de propiedad de una empresa siempre es motivo de preocupación para los trabajadores, debido a la incertidumbre que genera las intenciones del nuevo jefe y qué cambios puede implementar.

¿Cómo las compañías deberían manejar esto? “Depende de la situación de la empresa”, expresa el CEO de Reqlut. En ese sentido, indica que “si es una empresa que está en quiebra, un buen remezón es importante”, aunque si no es el caso, “la comunicación y la tranquilidad a traspasar a los colabores es más importante”. 

Guardarse el odio contra el exjefe

Si se termina una relación laboral de mala manera, es natural sentir cierto, como decirlo… odio contra tu ex jefe. Es natural, somos seres humanos. Sin embargo, a la hora de postular al siguiente empleo, lo más recomendable es no exponer ese malestar. 

“Creo que hay que dejar la emocionalidad de lado y hablar profesionalmente siempre”, recomienda Cifuentes. Aunque añade que si se da como este caso, “es normal comentarlo y contar su experiencia. Sobre todo en estos tiempos en que se han producido una serie de despidos masivos y van a seguir pasando”.

Cómo funciona en Chile

En Chile también las empresas cambian de dueño o se fusionan cada cierto tiempo. Pero ¿qué dicen las normas respecto a cómo esto puede afectar a los trabajadores? “En principio no hay normas que protejan a los trabajadores en caso de ventas, fusiones o transformaciones de las empresas”, afirma Silvio Cuneo, abogado y académico de la U. Central.

Sin embargo, agrega que “generalmente los acuerdos de este tipo implican una continuidad laboral de los trabajadores y respecto de los despidos que pueda hacer la nueva empresa, mando o propietaria rigen las mismas reglas anteriores”. Asimismo, dice que también puede operar el auto despido si la empresa saliente u original deja de cumplir alguna de sus obligaciones legales con los colaboradores.

No puede ser arbitrario

Respecto al despido, la norma plantea ciertas reglas que los empleadores deben cumplir cuando proceden a desvincular a un trabajador. Cuneo indica que la comunicación de la medida debe hacerse con 30 días de anticipación. “Si no sé cumple el plazo se debe pagar una indemnización sustitutiva por falta de aviso previo, equivalente a un mes de remuneraciones”, dice.

Además del plazo, en nuestro país lo relevante, dice el abogado, es que el empleador no puede despedir solo porque quiere o solo porque sí, sino que “debe ser fundado en alguna de las causas legales y relacionado con hechos concretos”.

Se puede terminar una relación laboral por la muerte o la renuncia del trabajador o el mutuo acuerdo entre las partes; el incumplimiento o imputables al trabajador, que no dan derecho a indemnización; y por último, las necesidades de la empresa, justificadas en su reorganización o motivos económicos que si da derecho a indemnización. “En este último caso no se pueden contratar nuevas personas para reemplazar al despedido”, recalca el académico.

Además recuerda que el trabajador siempre puede demandar que la causal es indebida, injustificada o improcedente o que se tutelen sus derechos fundamentales.

Acto formal y sin amenazas

A diferencia de las formas poco ortodoxas de Musk, en nuestro país, dice Cuneo, el despido “es un acto formal, no puede ser verbal”. Añade que “las amenazas constituyen una vulneración causante de tutela y el derecho a la indemnidad protege al trabajador que ha denunciado al empleador ante la Inspección del Trabajo o ha demandado en tribunales”.

¿Pero la legislación es suficiente ante jefes abusivos? “Las normas de tutela del código, los tratados internacionales y las facultades de la Dirección del Trabajo resguardan de vulneraciones de los empleadores, pero podrían mejorarse para un resguardo más integral”, concluye el académico.

Total
6
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Previous Post

Premios Enoturismo Chile: Viña Mujeres Itata se corona como la Mejor Viña Emergente

Next Post

¿Pucón, Villarrica o Puerto Varas? Modelo de copropiedad llega al sur del país

Related Posts
Total
6
Share