Emprendedora llega a Europa y EEUU con sus tejidos de alpaca

Emprendedora Julia Cañari / Foto: Corfo

Que tus productos sean apetecidos en Bélgica y Estados Unidos, y que prontamente hagan su arribo a Inglaterra y Reino Unido es el sueño de muchos emprendedores. Bueno, esto es lo que está logrando una joven emprendedora aymara-quechua, Julia Cañari Ramírez(28) quien con sus tejidos de alpaca está dando qué hablar en Europa. Conoce su historia a continuación.

“Con unos palitos de ñakatola (planta medicinal altiplánica) le tejía ropa a mis muñecas como gorros, chalecos y otras cosas”, cuenta Julia quien rememora su infancia y cómo nació su amor por el tejido.

Cuando salió del colegio postuló al Fosis, entidad que le apoyó para adquirir un telar de 2 pedales: “Por lo que logré iniciar mi emprendimiento”, destacó al mencionar que allí nació el nombre de su negocio “Wiñay Marka” (pueblo eterno, en aymara).

“Aunque aprendí cómo planificar mis gastos, cómo hacer un producto, diseños nuevos o conocer otras realidades turísticas; necesitaba más para vender no sólo en mi local de Putre sino que al extranjero”, sostuvo la emprendedora que hoy cumple ese sueño.

Exportar al mundo

De esta manera llega al Centro de Desarrollo de Negocios de Sercotec, donde recibió la orientación necesaria para mejorar el producto (empaquetamiento, etiquetado) y junto a ProChile hacer realidad su sueño: exportar al mundo.

Su primera venta fue a Bélgica y en marzo último hizo su primer encargo a los Estados Unidos, consistente en pantuflas y calcetines. “La lana de alpaca es la que más piden los clientes de Europa y Estados Unidos, porque tiene varias características, pero las principales es que hacen la ropa más liviana, suave y no te hacen transpirar. Yo en verano siempre ando con esta ropa, incluso hasta en Arica, y jamás he sentido calor”, ejemplificó al resaltar la calidad de su producto.

Ella sabe que el éxito alcanzado es gracias al apoyo del Gobierno. “Quiero agradecer las oportunidades que me ha entregado la Presidenta Bachelet, a través de diversas instituciones, para realizarme como mujer aymara y poder vender al extranjero mi trabajo de textiles ancestrales”.

Sus próximos pasos es lograr con el apoyo de ProChile el “certificado de origen” de sus productos para comenzar a exportar a Londres y Reino Unido. Además, quiere cómo mejorar el embalaje, para no seguir vendiendo sus tejidos dentro de bolsas plásticas y espera pronto adquirir un nuevo terreno para habilitar su negocio y a la vez construir un museo donde “se vuelva al presente” todo el trabajo que hacían sus ancestros.

Total
0
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Previous Post

Atención emprendedores de Tarapacá y Coquimbo: Acá las medidas del gobierno para apoyar a la zona de catástrofe

Next Post

Este concurso llevará una startup chilena al extranjero

Related Posts
Total
0
Share