Emprendimiento del Biobío: Despide el invierno con sabores dulces y preparaciones artesanales

Antes de que se vaya agosto, la Pastelería Ñancupil & Sanhueza los invita a despedir los días de frío con una exquisita selección de sus tradicionales dulces artesanales.

Estamos a mediados de agosto y aunque aún hace frío y cae algunas gotas, la llegada de la próxima estación se siente en el entorno. Árboles en flor y plantas con brotes indican claramente la cercanía de la primavera. Lo que no es excusa para dejar atrás los antojos propios de los días invernales.

Para eso la pastelería Ñancupil & Sanhueza, tradicional de la región del Biobío, hace una invitación a todos los amantes de las preparaciones dulces a darse un gusto con clásicos de la repostería nacional, pero que no son las típicas sopaipillas o calzones rotos; si no que buscan recetas un poco más elaboradas, caseras y 100% artesanales.

“Pretendemos entregar siempre una experiencia donde cada persona quede totalmente satisfecha con nuestros productos, sabores y rellenos. Por eso, este mes los invitamos a probar tres de nuestras recetas íconos”, comenta Felipe Ñancupil, socio de la pastelería ubicada en Los Ángeles y Huépil y fundada por sus padres, que describe esta tentadora selección:

Berlín: Con un formato de textura crujiente, Ñancupil & Sanhueza sumó doble relleno –crema y manjar– que se mezclan perfectamente en el paladar para ofrecer una experiencia culinaria nunca antes vista en este tipo de preparación.

“Queríamos ofrecer un producto rico y exclusivo. Por eso buscamos una forma distinta de producirlos, no parecen fritos, y al mismo tiempo incorporar mucho relleno. Llegamos a un resultado donde nuestro berlín es suave, dorado, con una consistencia muy similar a la de un pan de huevo”, afirma Felipe.

Lo que también caracteriza a esta pastelería, es el tamaño de sus porciones y su berlín de 200 gramos es un claro ejemplo de ello; supera el peso promedio de lo que se encuentra en el mercado. Existe la versión mini de solo 60 gramos para los niños o los que no quieren dejar de comer algo rico, pero que prefieren cuidar la ingesta calórica.

Milhojas con manjar y chocolate bitter: En este pastel el dulzor del manjar se funde perfectamente con el chocolate amargo, dando como resultado un sabor preciso que, junto a la crocancia de las hojas horneadas en su punto y la abundancia del relleno, hacen una mezcla perfecta.

“Hace un tiempo reinventamos nuestra clásica torta de milhojas con manjar y le añadimos capas de ganache de chocolate bitter. Y a partir de esta innovación creamos su versión individual”, comenta Jasna Sanhueza, una de las dueñas de la pastelería y responsable de todas sus dulces creaciones.

Waffles bañados: La masa crujiente se fusiona a la perfección con el relleno de manjar y el baño de chocolate, siendo una excelente opción para compartir a la hora del té. Se hace agua la boca, ¿verdad?

“Nos caracterizamos por elaborar preparaciones artesanales y muy caseras. Pero lo más relevante es que siempre le damos un toque personal a nuestras recetas para marcar la diferencia”, concluye Jasna.

Total
25
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Previous Post

Música chilena y juegos típicos: Las actividades que tendrá el Mercadito Meñu en Ñuñoa

Next Post

Llegó el día: Star+ se estrena en Chile

Related Posts
Total
25
Share