#EntrepreOscar: Chile y la Academia, un cortometraje alegre

En su historia Chile ha tenido 11 apariciones en el máximo evento de la industria cinematográfica.

En su historia Chile ha tenido 11 apariciones en el máximo evento de la industria cinematográfica. Y si bien muchos nombres han estado cerca de quedar escritos en el sobre seleccionado, tres son los afortunados que poseen un calvo de oro. A ellos se podría sumar “El agente topo” este año.

Pero antes… 

1971/1974 – Herbert W. Spencer – Nominado por Mejor Composición

Nacido en Santiago en 1905, Herbert W. Spencer fue un compositor que creció junto a la industria cinematográfica.  Formó parte del desarrollo de la música orquestada como elemento cinematográfico, labor que realizó hasta el fin de su carrera, un patriótico 18 de septiembre de 1992. 

El shileno Spencer con John Williams, con quien colaboró en la última parte de su carrera (Foto: Mahawa.jw-music.net)

Con 267 créditos a su haber según Imdb.com, el chileno Spencer trabajó en cintas como “Funny Girl”, “Los caballeros las prefieren rubias”, “Hello Dolly” y el musical “Man of la Mancha”, además de “Star Wars”, “El Imperio del sol” y “Mi pobre angelito”, todas como orquestador, y en varias trabajando junto a John Williams.

Pero sería “Scrooge”, un musical británico adaptado de la tradicional historia navideña el que le daría la primera de sus dos nominaciones como Mejor composición, repitiendo el honor el año 1974 junto a un tal Andrew Lloyd Weber y una pequeña obra llamada “Jesucristo Superestrella”.

Y aunque buena parte de su carrera la desarrolló en California, Herbert W. Spencer si trabajó en Chile, específicamente en la música del cortometraje documental “Sol y nieve” sobre el desarrollo del esquí en Farellones y Portillo, para la Dirección Nacional de Turismo, en los años 60. 

1975/1983 – Miguel Littín – Nominado por Mejor película extranjera 

Aunque es uno de los grandes nombres en la historia del cine chileno, la primera aparición de Littín en la Academia fue representando formalmente a México con “Actas de Marusia”, producción azteca con fuerte olor a empanada, dada la flamante condición exiliada del director tras el golpe de estado de 1973, y el que la cinta trate sobre las dramáticas condiciones laborales de los trabajadores del salitre y la masacre de Marusia de 1925, al norte de Chile.

“Actas de Marusia”, una historia chilena con producción mexicana.

Litttín repetiría el chiste con “Alsino y el Cóndor”, la que para muchos es su mejor película, esta vez representando a Nicaragua en la ceremonia de los Oscar el año 1983, nuevamente con una historia asociada a Chile, en este caso, basado en el libro “Alsino” de Pedro Prado.

Poco después, el director de “El Chacal de Nahueltoro” comenzaría su retorno a Chile para proseguir, esta vez en suelo chileno, con su productiva y exitosa carrera.

1995 – Vanessa Schwartz –  Nominado Mejor Corto animado

No es mucho lo que se sabe de la relación entre Chile y Vanessa Schwartz, animadora y docente nacida un 18 de septiembre de 1969. 

“The Janitor” de Vanessa Schwartz (Fuente: Vimeo.com)

De nacionalidad chileno-canadiense, Schwartz estudiaba animación cuando, inspirada por un monólogo, produce el corto animado “The Janitor”, el que fue seleccionado para representar a Canadá en los Oscars, marcando además un hito en la carrera de Vanessa: es una de las pocas personas en haber sido nominadas a un premio Oscar siendo estudiantes. En el caso de la animadora, en el California Institute of Arts.

Y si bien se ha mantenido alejada de las luces, Schwartz sigue en lo suyo, con trabajos en películas como “Antz”” y desarrollando talleres de dibujo a varios trabajadores de Pixar

2009 – Claudio Miranda – Mejor fotografía 

Aunque estuvo un año en Chile antes de partir a Estados Unidos, Miranda ha sido claro a la hora de hablar con cariño de su país de origen, sentimiento que tuvo que repetir varias veces a la prensa criolla cuando se llevó el premio Oscar, oficialmente el primero para un chileno, por su trabajo en “Life of Pi”, el año 2013. 

Claudio Miranda, director de fotografía y elfo. Posiblemente.

Antes ya había sido nominado por ese trabajo en “El curioso caso de Benjamin Button”, lo que confirma la vasta experiencia y expertise de Claudio Miranda como DP.

Y aunque ha hecho vida y obra en Estados Unidos, en su momento confesó tener ganas de hacer una película en Chile. Sería bueno. 

2013 – “No” – Mejor película extranjera

Aunque ganó un Oscar, Claudio Miranda estuvo lejos de ser el más taquillero de la jornada para Chile, pues los flashes apuntaban a Pablo Larraín y Gael García Bernal, que con mucho ruido llegaban a la alfombra roja junto a “No” el año 2013.

Larraín y Gael García en la alfombra roja. La Academia dijo No. ¡Ja!

El film, que relata cómo se realizó la campaña del No para el plebiscito en Chile, tuvo una campaña previa notable, ganando premios en Cannes y La Habana, gracias a una historia de triunfo en la adversidad que tanto le gusta a los votantes de la Academia.

Desgraciadamente a “No” se le cruzó en el camino un caballero llamado Michael Haneke y esa maravilla llamada “Amour”, que se llevó justamente el premio para su natal Austria.

2016 –  “Historia de un Oso” -Mejor corto animado

Mejorando el hito de Vanessa Schwartz, y acercando más a estas costas la estatuilla dorada, fue “Historia de un Oso”, de Gabriel Osorio y Patricio Escala, los primeros en traer el premio a Chile, gracias a la emocionante historia familiar inspirada por el abuelo de uno de sus creadores durante el exilio en México e Inglaterra.

El primer Oscar que se va a Chile. Dos estatuillas, además.

Y no solo se llevó el Oscar, pues “Historia de un Oso” ganó un sinnúmero de festivales de animación e incluso se ganó el derecho de estirar su metraje: se produce una versión  largometraje del cuento, financiado por el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes.

2018 – “Una mujer fantástica” – Mejor película extranjera

Además de ser el segundo Oscar para Chile,  la importancia de “Una mujer fantástica” en la historia del cine chileno superó largamente el premio de la Academia. 

Lelio, al centro. Atrás, a la derecha, Larraín, que si no fuera por Amour, de Haneke…

De partida, llevó a Sebastián Lelio a un nuevo nivel, con proyectos como “Disobedience” -con Rachel Weiz y Rachel McAdams- y “Gloria Bell”, protagonizada por Julianne Moore, el que bien podría ser el primer remake gringo basado en una cinta chilena, específicamente “Gloria”, del mismo Lelio.  

Y para qué hablar de Daniela Vega, que aprovechó el momento para, además de ser la primera persona trans en presentar un premio Oscar, colarse dentro de las cien personalidades más influyentes del mundo según la revista Time ese año, mientras crece su carrera en series como “La Jauria”, en Prime Video. 

Total
15
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Previous Post

Startup desarrolla sistema que predice con 5 minutos de margen el arribo exacto del despachos a tu puerta

Next Post

#EntrepreOscar: Así se vivieron los 93º Premios de la Academia

Related Posts
Total
15
Share