Historia de dos celulares y sus cámaras

Fuimos de viaje y aprovechamos de comparar los resultados entre las cámaras de un celular de 150 mil y uno de mas de 500 mil pesos, ejercicio que dejará a más de alguno sorprendido.

Desde que apareció el primer smartphone, la carrera comercial de estos dispositivos ha estado marcada por el tamaño del equipo, su pantalla y de sus cámaras, siendo este último elemento el que ha definido a buena parte de los smartphones en los últimos 10 años, dejando atrás asuntos como el diseño y el desempeño a la hora de elegir un modelo.

Esto ha generado diversas competencias entre un sinnúmero de modelos que buscan sacar la mejor foto de todas. Y si en su momento la pelea fue por el número de megapixeles, hoy el asunto corre por los sensores y número de cámaras, y donde la relación parece ser “mientras más, mejor”.

Pero, ¿es así? No siempre. ¿Cómo saberlo? Salvo que puedas comparar dos equipos y elegir con la prueba en mano -algo que no todos pueden hacer-, no hay forma de decidir, pues la información es mucha y las aclaraciones pocas.

Por eso, aprovechaos un viaje y fuimos a comparar las fotos clásicas de vacaciones con dos teléfonos de gamas y fabricantes distintos, todas tomadas en modo automático.

A la izquierda, la cámara de un smartphone que va desde los $149.990 y que posee:

64 MP, f/1.8, 26mm (wide), 1/1.97″, 0.7µm, PDAF
8 MP, f/2.2, 118˚ (ultrawide), 1/4.0″, 1.12µm
2 MP, f/2.4, (macro)
2 MP, f/2.4, (depth)

A la derecha, las fotos que sacó un equipo de $549.990 con la siguiente cámara:

64 MP, f/1.7, 26mm (wide), 1/2.0″, 0.7µm, PDAF
8 MP, f/2.2, 119˚ (ultrawide)
2 MP, f/2.4, (macro)

Casa en Palamós, Girona

La primera gran diferencia entre ambas imágenes tiene que ver con el color que obtiene cada una de estas cámaras, y el contraste entre la sombra del árbol y el pasto. La misma diferencia se ve en el cielo, que en la izquierda se ve algo más oscuro -mejor para mi gusto- que el de la derecha. Esto genera un poco más de contraste y definición de colores, elemento que se verá mas en la siguiente fotografía.

Mercado en Palamós, Girona

En este set de imágenes, ambas dominadas casualmente por el centro rojo de la polera de dos personas distintas, se nota el mejor color en el verde de las verduras de la imagen de la derecha. Y aunque no se puede apreciar bien en esta plataforma, la diferencia se nota aún más al acer zoom a la imagen.

Playa de Palamós, Girona

Las dos siguientes fotos son un buen ejemplo donde el gusto del consumidor bien puede determinar una preferencia. En este primer caso, con más elementos a capturar y menos luz solar, la cámara de la derecha en modo automático logra definir de mejor forma todos los colores existentes en la escena. Nótese el detalle del sol, más definido en la derecha, y el destello de luz que emite el mismo astro y que aparece en ambas imágenes.

Playa de Palamós, Girona

En esta segunda imagen playera, es la foto de la izquierda la que gana bonos. Similar a la casa en Palamós, con menos luz se nota más el contraste que deja el sol en las nubes y las leves ondas de agua que se ven en el mar. Además, el cielo con mayor area en la imagen, mantiene un tono gris celeste en ambas fotos por igual, dejando las diferencias en ese centro focal dominado por el sol

Castillo de Pals, Girona

En ambientes mas normales y con luz pareja, podemos ver que el teléfono de la derecha contrasta mejor los colores. Esto se nota especialmente en dos elementos de esta foto: un cielo mucho más celeste y tonos rojos mas llamativos tanto en las vasijas como en la senyera catalana del fondo.

Castillo de Pals, Girona

Estas dos fotos, quizás las más similares de todos los sets, también refleja el mejor contraste del color de la segunda cámara en la flor amarilla. Curiosamente, ese mayor brillo hace que se vea mejor el contraste de las flores en la primera imagen, mientras en la segunda foto se ve como una gran flor amarilla, siendo que son dos flores distintas. Además, la primera foto tiene un cielo un poco más celeste, lo que se agradece en un ambiente de luz pareja y algo aburrida que existe en los angostos pasillos.

Castillo de Pals, Girona

Similar a las imágenes en la playa, la diferencia entre ambas fotos esta en un par de detalles que, objetivamente, no ayudan mucho a la hora de definir cual es mejor o peor: mientras la foto de la derecha define mejor colores generales, como el verde de la vegetación e incluso el brillo que se da en el pasillo entre el local comercial y los árboles, la imagen de la izquierda refleja mejor el atardecer y el sol entre los árboles, pese a ser una imagen en general plana.

Castillo de Pals, Girona

Ya en Modo Noche se puede ver como los teléfonos modifican sus especificaciones para obtener mejores fotos, lo que se puede apreciar muy bien acá tanto en la expansión del amarillo como tono de iluminación en la primera foto, sin el destello y con un dos detalles que mejoran la expresión de la imagen: el dominio del celeste en el cielo, la ventana y la zona superior de la construcción sobre el pasillo, y el oscuro más profundo del techo del pasillo bajo la estructura superior.

Castillo de Pals, Girona

Similar a lo anterior, la cámara del celular más barato logra una imagen más definida en estas condiciones muy particulares: Modo Noche en un atardecer que llega a su fin y un foco de luz amarilla. Nuevamente sin destello y con mejor definición y contraste del cielo con las construcciones, el amarillo pinta lo necesario para entregar una composición pareja en la izquierda. ¿A la derecha? Aunque la foto tiene su gustillo con el destello, el resultado final es una amalgama de colores que en comparación parece pobre.

El Born, Barcelona

Aunque ninguna cámara logró captar bien el cielo al final de los edificios, destaca la mayor luminosidad capturada en la foto izquierda, y que se nota tanto en el brillo de los muros inferiores como en las sombras más marcadas de las banderas de colores. ¿Detalle sin importancia? La ampolleta tras la bandera, que en ambos casos se nota claramente, lo que habla de lo parejo del resultado en ambas cámaras.

El Born, Barcelona

Aunque esta foto es la más ridícula de todas, denota ciertas diferencias que revelan el camino de cada fabricante y sus prioridades a la hora de capturar la luz y el color. La izquierda muestra un pasillo más claro y una botonera más definida, lo que incluso se ve en el reflejo, mientras que la imagen de la derecha, con el pasillo más opaco, la luz de la botonera se refleja como punto de iluminación, viéndose mucho mejor el reflejo en el espejo. ¿Qué indica eso? En corto, que el comportamiento de los sensores de captura de luz en la noche varian entre modelo pues mientras unos lo aprovechan para resaltar el color e iluminar escenas, otros los usan para destacar los elementos en si mismo.

El Born, Barcelona

Para el final queda esta imagen que resume la diferencia entre dos cámaras de smartphone que, aunque en precio se diferencian mucho, su resultado final es bastante similar: se repite el mayor contraste en la imagen de la izquierda, lo que se nota mucho en las sombras del árbol que reflejan en la iglesia, mientras que las imagen de la derecha aprovecha la poca luz para destacar el verde del árbol, mas brillos.

Total
25
Shares
Previous Post

Bazar Café: El emprendimiento que pasó a vender en dos horas lo que vendía en dos semanas

Next Post

Eat Clever: la startup que está transformando la manera de consumir snacks en Chile

Related Posts
Total
25
Share