Kipp: Startup de arriendo de mini bodega registra fuerte demanda por surgimiento de nuevas pymes

El auge del e-commerce motivado por la pandemia, dio paso a la creación de pequeñas empresas que necesitan más espacio para almacenar sus productos.

El Covid-19 y el crecimiento exponencial del comercio electrónico llevó a un alza significativa en la demanda de bodegas en el Gran Santiago, tanto por parte de las nuevas pymes, las que surgieron post estallido social y crisis sanitaria, como por las personas que necesitan de un espacio para guardar sus bienes.

Es ante esta necesidad que surge la startup Kipp, creada por unos amigos que se conocieron en un curso de emprendimiento en 2019. Fue así como Jairo Torres y Salvador Barros, notaron que en ese entonces que el precio del m2 que se alquilaba como mini bodega en las afueras de la ciudad era más alto que el de un apartamento en el mejor barrio de Santiago.

“Finalmente hace ocho meses decidimos poner a rodar aquella idea. Crear una plataforma colaborativa donde conectemos propietarios de espacios ociosos con personas o empresas que necesitan almacenar sus pertenencias en zonas céntricas de las ciudades latinoamericanas”, cuenta”, comenta Pablo Crovetto, Growth Marketing Manager.

Fue así como su crecimiento se tornó exponencial, y hoy están enfocados en desarrollar un producto impecable centrado en “esos dolores y lograr que los clientes nos amen!”, relata el Growth Marketing Manager.

MÁS CIFRAS: DEMANDA DE BODEGAS CRECE MÁS DE 40%

Según cifras entregadas por la startup, el arriendo de mini bodegas ha crecido entre un 25% y un 40% durante lo que va del año. Crecimiento que se debe principalmente al aumento de pequeñas empresas que nacieron durante la pandemia, que corresponden al 50% de sus clientes.

Estas nuevas empresas, de las cuales gran parte se dedica al e-commerce, seguirán ganando espacio en lo que queda de 2021. La Cámara de Comercio de Santiago proyectó que, para este año, las ventas online alcanzarán los US$11.592 millones en el país, aumento superior al 20%, lo que representa un 13% del total de ventas del comercio.

Ante esto, no solo preocupa la vacancia de bodegas, sino que también la organización y logística de inventarios de las pymes y empresas de diversos tamaños, que se puede traducir en pérdidas de ventas por retrasos en los tiempos de entrega o baja en la productividad por desconocimiento de la ubicación exacta de un producto en el almacén.

El acelerado ritmo del e-commerce y la alta demanda por el servicio de bodegaje generó una baja significativa en la disponibilidad de bodegas en la Región Metropolitana, que durante este semestre bordeó el 2,5% versus el 6,7% del semestre anterior, de acuerdo con el último estudio del mercado industrial de la firma de servicios inmobiliarios JLL Chile.

En este contexto, la startup chilena Kipp busca ser una alternativa para paliar la baja disponibilidad de bodegas. “Si vamos al sector tradicional, ya no hay vacancia. Frente a ese problema, nosotros no buscamos construir nuevas bodegas, sino que damos una solución como recicladores de espacios”, comenta Pablo Crovetto, Growth Marketing Manager.

“Por ahora estamos en Chile, creciendo a pasos agigantados pero en esta etapa estamos concentrados en conocer a nuestros clientes, entender lo que les duele, desarrollar un producto impecable centrado en esos dolores y lograr que los clientes nos amen!”, sostiene.

Pasada esa etapa tenemos planes de expansión a Colombia y Perú dentro del 2022. 

Total
1
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Previous Post

Webinar gratuito explicará a las pymes los nuevos regímenes tributarios de la modernización tributaria

Next Post

Red Lady: un servicio de transporte sólo para mujeres creado por emprendedora

Related Posts
Total
1
Share