La ciberseguridad también es incluyente

Por: Fabián Rodríguez, CEO Camel Secure

Al igual que en otras áreas, la pandemia incrementó la demanda de perfiles de seguridad, transformándolo en una de las primeras necesidades para cualquier empresa, sin importar su tamaño. El IDC, por ejemplo, ya pronostica que en los próximos cuatro años se necesitarán más de 10 millones de personas adicionales en áreas de seguridad, gestión de datos, aplicaciones e infraestructura TI.

Fabián Rodríguez, CEO Camel Secure.

Por su parte,  de acuerdo al Reporte del Mercado Laboral de IT presentado por Hireline, la demanda de perfiles TI aumentó en un 88% en 2021, en relación con el año anterior. Y el salario promedio de esos profesionistas tuvo un aumento cercano al 15% con respecto a 2020. Ambos factores provocan que el sector de las pequeñas y medianas empresas no tengan acceso a este tipo de talento toda vez que sus recursos están enfocados a otras áreas del negocio.

Lamentablemente, el escenario en los últimos dos años ha incrementado con creces los ataques cibernéticos toda vez que nos abrimos a un mundo digital como nunca antes lo habíamos hecho. Les explicaré mejor con algunos números. Según datos de MAPFRE, durante 2021 el 53% de las pymes alrededor del mundo sufrieron algún ataque cibernético.

Ante esto estudios del Instituto Ponemon, organización dedicada a la investigación y educación para fomentar el uso responsable así como la gestión de activos e infraestructura IT, indican que 45% de las pequeñas y medianas empresas tienen una postura poco efectiva para mitigar riesgos tecnológicos.

Las pérdidas ocasionadas por esto son enormes, y más cuando hablamos de empresas que se están abriendo camino. De acuerdo con el IDC, entre 2015 y 2017, las Pymes registraron pérdidas de hasta 50 mil dólares por concepto de ataques cibernéticos lo cual hace que todas las empresas,  grandes y pequeñas, tengan presente la importancia de gestionar sus riesgos tecnológicos.

Debido a lo anterior, es importante que las compañías se tomen el tiempo de educarse sobre el clima de seguridad cibernética de una manera más incluyente. En otras palabras, me refiero a que cualquier persona, sin importar su perfil, pueda entender qué pasa con los riesgos tecnológicos de su empresa.

Cuando no es posible contar con expertos especializados es primordial ayudarse de plataformas tecnológicas que permitan cerrar la brecha de exposición cibernética y que al mismo tiempo todos los colaboradores puedan manejar para blindar a las compañías de posibles ataques.

Este tipo de hacks para la ciberseguridad deben ser no solo amigables para el usuario sino también tener la capacidad de integración con los sistemas ya existentes así como con herramientas de uso común como asistentes virtuales o wearables lo cual les dará la flexibilidad necesaria para su implementación.

En un mundo en constante cambio y donde la tecnología cada vez da pasos más grandes, este tipo de soluciones abundan. Sin embargo es necesario rodearse de aliados estratégicos que ayuden a las pymes a entender el paso a paso de las vulnerabilidad y sobre todo de su gestión.

Estoy cierto de que en la medida en que creemos estas redes colaborativas ayudaremos a los emprendedores a impulsar y proteger sus negocios. No permitamos que los ciberdelincuentes se lleven las historias de aquellos que han invertido su capital, y sus sueños.

Hagamos que cualquier persona pueda entender los alcances de la ciberseguridad, hagamos que conceptos que antes parecían acertijos hoy sean cada vez más comprensibles para todos. Hagamos que la ciberseguridad también sea incluyente y para todos.

Total
0
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Previous Post

Miind Brands y Culotte: las startups chilenas que serán apoyadas por Merama en su expansión

Next Post

Y no en fichas: Pac-Man 3D regresa potenciado

Related Posts
Total
0
Share