“Masters of the Universe: Revelations”: el gran ajuste ochentero al mundo de hoy

Con cinco episodios recién estrenados en Netflix, “Masters of the Universe: Revelations” actualiza la limitadísima serie original rompiendo con varias de las dinámicas que caracterizan a estos viejos dibujos animados, variaciones que en manos de Kevin Smith cuajaron perfecto.

Considerando las diferencias siderales en contexto histórico, contenido, animación y calidad general de la obra original, adaptar viejos dibujos animados para una audiencia contemporánea es un asunto bastante complejo.

“Thundercats Roar” duró una temporada por culpa de una actualización extrema tanto en historia como estilo de animación, buscando ser una mezcla de “Teen Titans Go!” pasando por “El increíble mundo de Gumball”. También volvió “Animaniacs”, que sí mantuvo su ADN y estilo visual, aunque adaptado a los tiempos actuales. ¿Dónde falló? Llegó a un mundo donde el humor político y social está lejos de ser sutil y exclusivo, como si lo era cuando fueron originales: en los 90.

Pero llegó “Masters of the Universe: Revelations”, modernización del clásico animado de Filmation de principios de los 80, a cargo del guionista, director, actor y uber geek Kevin Smith, el que decidió ajustar algunos tornillos y mantener intacto otros, combinación que en cinco episodios es capaz de enganchar lo suficiente para llenar de gusto a un espectador más casual.

¿Cómo lo hizo Smith? Hay varias claves, aunque destacamos las siguientes:

Animación ideal

Cuando se presentó el primer tráiler de “Masters of the Universe: Revelations” se destacó bastante la nueva animación de la serie, con más detalles, colores y movimientos que el básico comic original, y en manos del mismo estudio detrás de Castlevania.

Y si bien el cambio fue evidente, “Masters…” recibió un upgrade muy contenido. Y eso está muy bien. El movimiento algo acartonado en algunas secuencias le permite sostener ese espíritu simplón de los dibujos animados, como si estuviéramos viendo dibujos de los 90.

El regalo viene de la mano de un puñado de escenas de magia y acción que son un dulce visual para los fanáticos del original. Y aunque estos momentos son excepciones dentro de una generalidad que se mantiene rígida y algo robótica, esta combinación funciona perfecto a la hora de mantener el encanto vintage.

Orko, pese a la triste historia de su nombre, brilla en el momento preciso.

Nuevos roles

Hubiera sido bastante irresponsable el haber mantenido las viejas dinámicas de “He-Man y los amos del universo” -nombre original de la serie animada- en este revival. Por eso Smith evidentemente decide parodiarlas un rato para barrerlas completamente tras el primer episodio.

Son estas modificaciones narrativas el foco principal de los haters en internet. Pero con la mano en el corazón, y el respeto por el espectador, no había forma de insistir con las mismas dinámicas que conocimos en las primeras aventuras televisivas en Eternia. Algo tenía que cambiar, y pensando en eso Smith elimina a He-Man del título de su serie, decisión que puede o no puede ser sólo simbólica.

Ahora son los personajes femeninos quienes se toman buena parte de esta primera temporada. Esto ya se olía al considerar las actrices que prestaron su voz: Lena “Cersei Lannister” Headay y Sarah Michelle “Buffy” Gellar, que en los roles de Evil-Lyn y Teela respectivamente, van antagonizando la acción principal en esta nueva narrativa en Eternia.

Esto abre relaciones más conversadas en pantalla, ya sea entre Teela y Man-At-Arms, su padre, y Evil-Lyn y Orko, los dos magos de este mundo. Esto transforma a esta caricatura, inspirada en juguetes para niños llenos de azúcar, en una historia más cercana a una telenovela para niños/jóvenes, con dramas que giran en torno a conceptos simples como la magia, los amigos, las mentiras, lo bueno y lo malo.

El mito

Aunque un revival del 2002 entregó más información sobre buena parte de los personajes de la serie original, todo lo que se sabe de esos Amos del Universo se contó en la serie animada de los 80. Y dado lo básico de la caricatura, nunca fue mucho.

Esto lo aprovechó Kevin Smith el que decide narrar la historia de Eternia como continuación de la serie original, reinventando el mundo y el mito del príncipe Adam, Skeletor y el resto del grupo.

Y nuevamente Smith toma buenas decisiones. Usando los conflictos clásicos para estas narrativas del bien vs. mal, los acontecimientos que dan inicio a la saga amplían rápidamente el campo de acción, concretando relaciones y dándole algo de seriedad al asunto, sin dejar de lado la liviandad que te obliga el tener villanos llamados Mandíbula-Trampa, Hombre Bestia y Tríclope.

Scareglow, el supuesto fantasma de Skeletor. Ups, spoiler. ¿O no?

Esto es bueno saberlo pues, más allá de conocer los monos principales, no exige nada del espectador nuevo. Todo lo explica, está ahí y no es necesario conocer a Grayskull ni acudir a los francamente insufribles dibujos originales, para empezar a verla.

En resumen, “Masters of the Universe: Revelations” es un acierto porque Kevin Smith, conocedor del mundo geek, supo saber donde aprieta el zapato, que cambiar, y que mejorar de unos dibujos animados objetivamente mediocres para estrenar una serie animada que aprovecha al máximo el zeitgeist de memes de Skeletor y la cultura popular, dándose el lujo incluso de cerrar su primera temporada con uno de los finales más ¡Oh my God! que ha visto la televisión desde Lost.

Total
7
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Previous Post

Remesas digitales viven boom en pandemia: Startup para enviar pagos internacionales se consolida en Chile

Next Post

IBM lanzará actualizaciones basadas en IA para Cloud Native Toolkit

Related Posts
Total
7
Share