Mejorando la inclusión en el lugar de trabajo: Tres consejos para líderes

A continuación desarrollamos algunas ideas y técnicas para generar un ambiente de trabajo inclusivo basado en una gestión efectiva.

Por: Felizitas Lichtenberg, Global Head of Diversity&Inclusion de SumUp

Las empresas dependen cada vez más de equipos diversos y multifuncionales para fomentar el crecimiento, la innovación y la retención de talentos. Según un informe de Deloitte, el 80% de los gerentes de recursos humanos y ejecutivos están convencidos que la diversidad y la inclusión son ventajas competitivas.

Este proceso de cambio requiere un liderazgo inclusivo para que tenga éxito, requiere la aceptación del cambio y la capacidad de ser abierto y acogedor con nuevos integrantes del equipo, y el éxito de la inclusión depende de que estas nuevas normas funcionen para todos los miembros de la empresa. A continuación desarrollamos algunas ideas y técnicas para generar un ambiente de trabajo inclusivo basado en una gestión efectiva:

Inclusión: un proyecto de toda la empresa

El concepto de inclusión tiene muchas aristas y va más allá de simplemente tener en cuenta la diversidad. Implica aceptar a las personas por lo que son, tener una mente abierta e incluir a todo el ecosistema corporativo en esta misión.

Pero hay una brecha entre las declaraciones de intenciones y el comportamiento real. En junio de 2022, “The Other Circle” e IFOP realizaron un estudio que encontró que 1 de cada 4 personas LGBTQ+ había experimentado discriminación de parte de su gerencia. Este número ha aumentado del 20% en 2020 al 26% en 2022. Estos resultados destacan lo crucial que es involucrar a toda la organización en estas actividades.

Líderes inclusivos, los impulsores del cambio y la inclusión

Es clave tener líderes inclusivos donde aprovechen su posición para empoderar a su personal. Por ejemplo, el gerente se podría asegurar de que todos se animen a hablar durante las reuniones, incluído los perfiles más discretos. Trabajar también los estereotipos que se encuentren en la empresa para superar esto y evitar que se contraten a personas parecidas a los gerentes, fenómeno llamado “síndrome del escarabajo”.

Un empleado necesita puntos de referencia fiables para sentirse a gusto en un entorno de trabajo solidario. Requieren un sentido de respeto y aprecio por sus esfuerzos. Deben tener confianza en sus supervisores y compañeros de trabajo. Aquí, el deber del gerente es estar a su lado y apoyarlo en los buenos y malos momentos.

El gerente se concentra en ver los activos de cada empleado, reconocer sus talentos y perfeccionar sus habilidades en un ecosistema inclusivo. Para proporcionar a sus empleados las respuestas correctas, los gerentes deben ser comprensivos, escuchar y ser vulnerables. Podrán conocer y reconocer sus distintas singularidades al monitorear rutinariamente sus expectativas. Un excelente gerente infundirá confianza y motivará al personal a seguir el camino inclusivo.

Un elemento crucial en la retención, la creatividad y el crecimiento

Una organización puede beneficiarse enormemente por empujar la diversidad. Según estudios como el realizado por la consultora Deloitte, la diversidad y la inclusión son fuentes de ingresos extra para las organizaciones. Una política inclusiva podría generar hasta un 30% más de ingresos por empleado, según su encuesta más reciente. Y también hay otras ventajas. La inclusión juega un papel importante en la atracción, retención y lealtad de los empleados. De hecho, tener un lugar de trabajo diverso y de apoyo ayudará a que todos se sientan igualmente incluidos y apoyados.

Las nuevas generaciones (incluida la Generación Z) son especialmente sensibles a los temas de RSE, la integración de los temas de inclusión y diversidad en la hoja de ruta corporativa es fundamental para cumplir con sus crecientes expectativas en términos de significado del trabajo.

Finalmente, cuanto más diversificada sea una empresa, más innovadora será y más podrá diferenciarse en el mercado. Al final, todo esto contribuirá a crear un “Gran lugar para trabajar” para todos.

Una buena gestión del proyecto de inclusión de una empresa pasa necesariamente por la implementación de indicadores precisos que permitan evaluar la pertinencia de las acciones realizadas y reajustarlas en caso necesario. También significa integrar la diversidad y la inclusión en todos los niveles de la empresa, desde las operaciones con los clientes hasta el marketing.

Para satisfacer las demandas de un mercado cada vez más competitivo, las empresas siempre necesitarán el juicio humano, la empatía, la pasión y la creatividad de todos sus empleados, así como una gestión dedicada.

Total
0
Shares
1 comment

Comments are closed.

Previous Post

IncubaUdeC lanza iniciativa “Torneo Verde: Ideando Soluciones de Alto Impacto”

Next Post

Unibag: La startup de fabricación de bolsas reutilizables y compostables mejora su proceso de producción sustentable

Related Posts
Total
0
Share