MIPES chilenas comienzan su plan de digitalización a través del programa Impulsa Digital de CIDIF

80 micro y pequeñas empresas (MIPES) participaron en el taller “Impulsa Digital” impartido por CIDIF, el Centro de Investigación, Innovación y Desarrollo (www.cidif.cl) de la compañía de transformación digital Forcast, junto a Corfo.

Si la Transformación Digital comenzó como un término de moda, pasó a implicar a startups y parecía afectar solo a grandes empresas, ahora este “vórtice digital” – el inevitable movimiento de las industrias hacia un centro digital – alcanzó hasta a las micro y pequeñas empresas (MIPES), impulsada principalmente por la pandemia del Covid-19.

Frente a esta imperante necesidad de transformación, 80 MIPES recibieron el apoyo de CIDIF, el Centro de Centro de Investigación, Innovación y Desarrollo de la compañía de transformación digital Forcast (www.cidif.cl), en el programa “Impulsa Digital”. 

El programa, creado con la colaboración de la Corporación de Fomento de la Producción (CORFO), tuvo como objetivo principal detectar las debilidades digitales de los participantes, entregar capacidades de desarrollo de innovación digital dentro de las organizaciones y diseñar modelos de negocios flexibles ante los tiempos dinámicos.

Así, MIPES de todo el país acudieron al programa, en su mayoría del sector retail minorista. También participaron empresas del área de salud, educación, agricultura y manufactura.

“Estas fueron las principales áreas que están cerca de este ‘vórtex digital’. Es decir, las más afectadas por la rápida digitalización de su sector y que se ven más afectadas económicamente”, afirma Lina Castillo, Coordinadora de Innovación de la empresa Forcast.

A través de un diagnóstico inicial, se identificó que más del 90% de los participantes presentaba un nivel análogo o principiante digital. La cifra concuerda con el estudio de la Cámara de Comercio (2020) respecto al Índice de Transformación Digital (ITD), que indica que la mitad de las empresas chilenas aún se encuentran a un nivel de principiante o inferior, y se observa una brecha digital que afecta particularmente a emprendimientos de menor tamaño.

La situación es aún más preocupante, según Castillo, ya que de acuerdo a la Encuesta de Microemprendimiento (2022) del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), las micro y pequeñas empresas representan más del 90% de las organizaciones nacionales y entregan cerca de la mitad de la ocupación laboral.

Los principales desafíos detectados en los participantes tenían que ver con los procesos internos y la automatización de tareas dentro de la empresa. También se identificó una debilidad en los canales digitales y la comunicación digital con el cliente. Finalmente, las organizaciones MIPES revelaron su escasa capacidad de innovar y sacar nuevos productos con valor digital al mercado.

“Frente a estas debilidades de las compañías, hemos considerado que no solo es importante entregar herramientas a los emprendedores, sino ayudarlos a crear una estrategia digital que sea sostenible en el tiempo”, afirma Castillo.

Los cursos desarrollados durante el programa se enfocaron en torno a entregar herramientas para desarrollar su plan de digitalización paso a paso. Se realizaron clases grupales de modelo de negocios, innovación digital, marketing digital, digitalización de procesos e Inteligencia Artificial. Acá se puede revisar la web del programa https://www.cidif.tech/impulsa-digital/ 

En paralelo, se realizaron asesorías personalizadas para evaluar caso a caso el avance de los modelos de negocios de los participantes y de sus planes de digitalización.

“A través del programa pude desarrollar mi plan de digitalización, principalmente en mi área de comunicaciones con el cliente y desarrollo de innovaciones con valor digital”, dice Jaime López, gerente general de Bim Arquitectos, empresa que ofrece servicios de ingeniería y arquitectura y que participó en Impulsa Digital. “Pude encontrar un camino de aumentar las ventas, como también la capacidad de innovar”, agrega.

Al finalizar el programa, más de 40 lograron finalizar su propio Plan de Digitalización con un listado concreto de metas y actividades en un periodo de seis meses.

“Como CIDIF consideramos importante que las organizaciones participantes hayan comprendido que la transformación digital no es solo nuevas tecnologías o herramientas, sino que es un proceso de adaptación holística, de implementación de cambios en el modelo y organización del negocio”, dice Castillo. “Es de suma importancia salir de la zona de confort para sobrevivir al efecto del vórtice digital”, añade.

Total
1
Shares
Previous Post

Discovery- A: Conoce a las startups seleccionadas para la Generación 2

Next Post

Especial trabajo: selección de PC y notebooks según la pega

Related Posts
Total
1
Share