Oscar 2022: elegimos nuestras favoritas en cada categoría

Las vimos casi todas, pensamos hasta el hartazgo y llegamos a conclusiones que, creemos, reflejan lo mejor de este año para los Oscar, entrega de premios que llega bastante pareja, sin ningún filme que destaca por sobre el resto. Pero todos tiene alguna favorita, y esta son las nuestras.

Mejor Película

Nada que hacer

Don’t look up – King Richard – CODA – Nightmare Alley – West Side Story

Poca chance

Belfast – Dune

Está entre

Licorice Pizza – The power of the dog – Drive my car

¿Por qué?

Desde que la industria subió a 10 las nominadas ha habido un exceso de films que no tienen mucho que hacer compitiendo como los mejores. En este caso corresponde a las cinco primeras cintas nombradas pues aunque son buenos ejemplos de narración audiovisual de calidad, no son mucho más que eso, especialmente CODA y King Richard. ¿Las otras tres? Ni siquiera son las mejores películas de Adam McKay, Guillermo del Toro y Steven Spielberg, respectivamente.

El caso de Dune es distinto. Villeneuve le puso corbata a la ciencia ficción adaptando una obra clave y que tiene un historial de choques con el medio audiovisual. Todo eso la hace muy merecedora del premio aunque su tope es la reticencia de la Academia para respetar el género. ¿Belfast? Linda y emocional, pero al film de Kenneth Branagh le falta carácter y parece cuento infantil de guerra.

Más chance pueden tener las tres últimas. Mientras Licorice Pizza -nuestra favorita- es una suerte de resumen de lo bueno que es Paul Thomas Anderson, el joven indie favorito de Hollywood, The Power Of The Dog llega dominando con el número de nominaciones, el retorno a su mejor forma de una respetada directora, y llena de actores de probada trayectoria y talento. El tapado puede ser Drive my car: sin ser “Parásitos”, al cinta japonesa representa el nuevo gusto que occidente ha amasado por el cine asiático y este film viene arrasando en los festivales

Mejor Dirección

Poca chance

Steven Spielberg (West Side Story) – Kenneth Branagh (Belfast) – Ryusuke Hamaguchi (Drive my car)

Está entre

Jane Campion (The power of the dog) – Paul Thomas Anderson  (Licorice Pizza)

¿Por qué?

Similar a lo que ocurre en Mejor Película, ni Spielberg ni Branagh llegan a los Oscar con lo mejor que han hecho. Y si bien esto no ha sido impedimento para entregar el premio antes, lo parejo de la competencia actual y lo básico de sus filmes -un remake y una tierna historia familiar, respectivamente- le quitan muchos bonos. ¿Hamaguchi? Aunque su cinta tiene merecimientos, sobre todo por adaptar una historia bastante sombría, es difícil que la Academia vuelva a entregar todos sus premios a una cinta asiática con el recuerdo de “Parasitos” tan encima.

Esto deja el premio cerca de dos nombres, y donde la favorita, creemos, es Jane Campion. Vieja gloria de los 90’s y con un filme que toca buena parte de las fibras que la Academia adora, la neocelandesa tiene la ventaja de ser una mujer exitosa en una industria llena de hombres, factor político que podría ser muy atractivo para los votantes.

Mejor Actor Principal

Poca chance

Denzel Washington (The tragedy of McBeth) – Javier Bardem (Being the Ricardos) – Benedict Cumberbatch (The power of the dog)

Está entre

Andrew Garfield (tick tick…Boom!) – Will Smith (King Richard)

¿Por qué?

Si hay algo en común entre los tres primeros nominados es que sus personajes figuran como parte de un ensamblaje de grandes actores, películas y producciones, cada una con valores distintos. Y si bien esto no juega en contra de sus habilidades como actor, si lo hace en torno a la importancia del papel: Washington y Cumberbatch son los protagónicos de dos filmes llenos de puntos de foco e interpretaciones que le quitan atención. Bardem, por su parte, es el acompañamiento de Kidman en Being the Ricardos y no mucho más.

Distinto es el caso de Andrew Garfield que a cargo de tick, tick…BOOM! utiliza rostro, cuerpo y voz para representar la expresiva humanidad de Jonathan Larson en una biografía que depende 100% del trabajo de Garfield, subvalorado actor que hace rato merece mayor reconocimiento. Will Smith es Will Smith y bien podría ganar por peso estadístico, pero nuestro favorito es Garfield.

Mejor Actriz Principal

Poca chance

Kristen Stewart (Spencer) – Nicole Kidman (Being the Ricardos) – Penélope Cruz (Madres Paralelas)

Está entre

Jessica Chastain (The eyes of Tammy Faye) – Olivia Colman (The lost daughter)

¿Por qué?

Un poco más pareja que la categoría anterior, por acá descartamos como favoritas a Stewart, Kidman y Cruz por distintos motivos: mientras la primera parece ser suficiente premio el estar nominada, Kidman, aunque talentosa y con el ladrido mas fuerte en el set ficticio y real de Being the Ricardos, sufre por un maquillaje que no hace justicia ni a ella ni a la extinta Lucille Ball. Cruz, por su parte, aunque sólida como siempre decae por el simple hecho de que Madres Paralelas tiene demasiado que atender y en ese barullo la española se pierde.

Eso nos deja a Colman y Chastain, dos actrices que pasan por su mejor momento. Y si bien la inglesa sigue demostrando su talento película tras película, el menor tamaño de The Lost Daughter y la enorme actuación de su compañera de reparto la nubla un poco. Chastain, nuestra favorita, tapa a todo el mundo con una actuación que va en contra de la severidad que ha reflejado la actriz en otros papeles, dando a entender que su rango es infinitamente mayor.

Mejor Actor de Reparto

Poca chance

Troy Kotsur (CODA) – Jesse Plemons (The power of the dog) – J.K. Simmons (Being the Ricardos)

Está entre

Ciarán Hinds (Belfast) – Kodi Smit-McPhee (The power of the dog)

¿Por qué?

Exceptuando el trabajo de Troy Kotsur en CODA que, al igual que Paul Raci hace unos años con “The sound of metal”, aparece en una especie de saludo a la bandera inclusiva, el resto de los nominados en esta categoría son un puñado de actores que confirman su status dentro de los mejores del momento. De ellos, tanto Plemons como Simmons palidecen ante sus pares en la pantalla, por culpa del tamaño del filme y o el foco del mismo, sobre todo en el caso del calvo actor de Being the Ricardos.

Si destacan los dos extremos etários de este grupo, y donde nuestro favorito es el norirlandés Hinds, que en Belfast se transforma en una suerte de peso moral de los protagonistas. Y aunque adoramos al joven australiano Kodi Smit-McPhee desde que la rompiera en “The road”, tiene tiempo suficiente para llevarse muchos más premios en su esplendoroso futuro como actor.

Mejor Actriz de Reparto

Poca chance

Judi Dench (Belfast) – Ariana DeBose (West Side Story) – Aunjanue Ellis (King Richard)

Está entre

Jessie Buckley (The lost daughter) – Kirsten Dunst (The power of the dog)

¿Por qué?

A diferencia de la versión masculina, esta categoría funciona como espacio para destacar actuaciones notables en cintas con repartos masivos y llenos de talento, como es el caso de DeBose y Ellis, siendo la excepción la presencia de Judi Dench que con Belfast sigue coronando una carrera brillante y llena de reconocimientos.

Pero este año el premio está entre dos jóvenes representantes de dos filmes diametralmente opuestos. Y aunque Dunst brilla como la única mujer entre hombres conflictuados en medio de parajes enormes y llenos de polvo, para nosotros es la intimidad y prohibido sufrimiento que refleja la prometedora Jessie Buckley, que en The Lost Daughter se come a todos, incluyendo a la siempre favorita Olivia Colman.

Mejor Guión Adaptado

Poca chance

CODA – The power of the dog – The lost daughter

Está entre

Dune – Drive my car

¿Por qué?

Como las adaptaciones en Hollywood dominan el escenario, seleccionar a las mejores de esta categoría suele ser un ejercicio extenuante. Con todo eso, extraña que CODA figure, considerando que es una versión anglo de un film francés, en un ejercicio algo flojo. Sobre las otras dos, aunque buenas películas da la sensación que el gran valor esta en la selección de esa obra en particular y no mucho más.

Drive my car, por su parte, si es un ejercicio donde la adaptación del texto requiere de un esfuerzo significativo, sobre todo considerando el tono, extensión y la temáticas de este pausado drama. El tema es que Villeneuve hizo con Dune lo que nunca nadie pudo hacer desde la publicación de la obra de Frank Herbert. Y en un año extremadamente parejo sería un despropósito que se vaya sin pan ni pedazo.

Mejor Guión Original

Poca chance

Belfast -Don’t look up – King Richard

Está entre

Licorice Pizza – The worst person in the world

¿Por qué?

Clásico espacio para celebrar a los cerebros mas originales de la industria, parece injusto que Belfast y King Richard, dos películas bastante tradicionales e inspiradas en hechos reales, sean de verdad un ejercicio de inventiva. ¿Don’t look up? Nuevamente, la sátira de Adam McKay figura como el filme más sobrevalorado del montón.

Después aparece The worst person in the world, el filme internacional favorito hasta que apareció Drive my car, y que con una premisa original, subvertiendo el género de la comedia romántica con mucho humor negro, ha sido catalogada como la mejor del año por muchos especialistas. Desgraciadamente, también está Licorice Pizza, que para nosotros es la favorita pero, honestamente, con muchas dudas ante la cinta noruega que podría dar el golpe.

Mejor Edición

Poca chance

Don`t look up – King Richard – The power of the dog

Está entre

Tick, tick… BOOM! – Dune

¿Por qué?

Clave en los ritmos y espíritus de las películas, las cincos cintas nominadas difieren mucho entre sí en buena parte gracias a ese elemento. Dicho eso, mientras King Richard se siente como un comercial extenso de lo que significa ser afroamericano, Don`t look up y The Power Of The Dog parece víctimas de su propio estilo, irónico el primero y melancólico el segundo.

Dune hace un trabajo excelente a la hora de determinar las sensibilidades de cada escena, que pasa de misticismo ficticio a enormes escenarios militares, variedad editorial que le da mucho bonos. Desgraciadamente para ellos, el trabajo realizado en tick, tick…BOOM!, con una quinética audiovisual histérica, el salto de sensibilidades y hasta el contrapunto entre drama y ritmo la transforman en nuestra favorita.

Mejor Película Animada

Poca chance

Luca – The Mitchells vs. the machines – Raya and the last dragon

Está entre

Encanto – Flee

¿Por qué?

En honor a la verdad, la posibilidades de que esta categoría la gane alguien que no sea Pixar ni Dreamworks son bajas. Se ha dado, como ocurrió con “Spider-Man: into the spiderverse” (la mejor película en la historia) y “Rango” el 2011. Y considerando el dominio que ha tenido Encanto en el mundo hace muy difícil que Luca y Raya an the last dragon puedan hacer algo al respecto.

Lástima por The Mitchells vs. the machines, original y moderno filme en en cualquier año pudo haberse llevado el premio. Desgraciadamente para ellos, el film musicalizado por Lin-Manuel Miranda fue un hit que difícilmente se quede sin este premio. ¿Flee? Si a la Academia le baja el espíritu artístico, la real ganadora debería ser este documental, quizás uno de los filmes más especiales de la jornada.

Mejor Película Internacional

Poca chance

The hand of God (Italia) – Lunana: a yak in the classroom (Bhutan)

Está entre

Drive my car (Japón) – Flee (Dinamarca) – The worst person in the world (Noruega)

¿Por qué?

Considerando que esta categoría es la más desconocida de la noche. -sin contar a los cortos y documentales-, las apuestas corren por parte del impacto que han tenido los filmes nominados en las distintas premiaciones que preceden a los Oscar.

Dicho esto, las tres seleccionadas son las que mejor les ha ido en festivales y, además, han sido reconocidas en otras categorías en estos premios. Y aunque no tenemos una seleccionada por motivos que no corresponde explicar acá, todo dependerá de si los votantes prefieren la melancolía japonesa, el exitoso ejercicio documental animado danés, o la negra comedia romántica noruega.

Mejor Cinematografía

Poca chance

West Side Story – Nightmare Alley – The power of the dog

Está entre

The tragedy of Macbeth – Dune

¿Por qué?

El que las cinco de las mejores películas del año estén en este apartado dice mucho del valor que tiene la cinematografía en el producto final. Y con directores especialmente visuales, es complejo determinar quien es el mejor de todos. Descártamos a las tres primeras porque mientras West Side Story es un upgrade visual de un elemento existente, lo de Nightmare Alley y The Power Of The Dog, si bien notables trabajos, no son especialmente novedosos.

Es cierto, la escala de Dune permite jugar mucho más con los encuadres y colores del filme en general. Pero mientras el tamaño visual de la saga de ciencia ficción crece en mundos enormes y espaciales, el dedicado trabajo del equipo de Joel Coen a la hora de plasmar visualmente esta particular adaptación de la obra de Shakespeare la hacen nuestra favorita.

Mejor Diseño de Producción

Poca chance

The tragedy of Macbeth – The power of the dog – West Side Story

Está entre

Dune – Nightmare Alley

¿Por qué?

La repetición de cintas con la categoría anterior dice mucho sobre lo que se necesita para tener una filme exitoso en los Oscar: muchas lucas para que todo quede lindo. Por eso creemos que los filmes de Spielberg, Campion y Coen se quedan atrás en términos de originalidad y/o diversidad a la hora de plasmar sus ideas visuales.

No ocurre con Dune, que redefine la escala en que entendemos el espacio sideral de la ciencia ficción, dando vida a enormes escenarios en mundos diversos. Similar es el trabajo del filme de Guillermo del Toro, que toma dicha variedad espacial y la traslada a la tierra, llenándola de referencias culturales, temporales y espirituales para convencernos que su historia, preciosa como se ve, pudo ocurrir en cualquier lugar de EE.UU.

Mejor Diseño de Vestuario

Poca chance

Cyrano – West Side Story – Nightmare Alley

Está entre

Cruella – Dune

¿Por qué?

Siendo una de las categorías más preciosas de la jornada, es difícil descartar postulantes a priori. Pero hay que hacerlo, quizás por otros motivos que nada tienen que ver con la calidad del trabajo. Cyrano creemos queda fuera porque parece ser la única nominación de un filme que no tiene mucho que hacer acá, mientras Nightmare Alley, aunque linda, tampoco destaca mayormente en diversidad e inventiva. ¿West Side Story? Remake.

Cruella, por su parte, hace del vestuario su deber ser. Se ve desde el primer minuto y hasta el último suspiro, es una cinta que gira en torno a la moda y cómo romper moldes con actitud, ovarios y rock and roll. Dune hizo un buen trabajo llevando a la pantalla los ropajes espaciales de Arrakis y el resto de los mundos, pero todos dentro de un molde general que Cruella tuvo que inventar desde la nada.

Mejor Maquillaje

Poca chance

Coming 2 America – Dune – House of Gucci

Está entre

Cruella – The eyes of Tammy Faye

¿Por qué?

Otra categoría compleja de evaluar, tanto Coming 2 America como House of Gucci son descartadas com favoritas básicamente porque parece un saludo al trabajo específico en dos cintas que, objetivamente, no tienen mucho que decir dentro de las favoritas este año. Distinto es el caso de Dune, que aunque hace un trabajo soberbio, se nubla ante la grandilocuencia del resto de sus elementos.

No es lo que ocurre con Cruella, que al igual que su vestuario, depende de la plasticidad de un maquillaje que es clave en la actitud tanto del filme como de la protagonista. Y aunque nos gustaría verlos triunfar, en The eyes of Tammy Faye, mas que actuar como un elemento estilístico, el maquillaje logra plasmar de manera óptima el paso del tiempo de dos personas que tuvimos que ver delante y detrás de las cámaras.

Mejor sonido

Poca chance

No time to die – The power of the dog – West Side Story

Está entre

Dune – Belfast

¿Por qué?

Si habla con un sonidista es probable que le hable infinito sobre lo que importa el oido en el cine. Y en estas películas nominadas, todas usan este elemento para ambientar emocionalmente la historia. ¿El problema? No time to die aparece como un ejemplo de su gran uso en cintas de acción, algo pobre para las almas de la Academia, mientras que The Power Of The Dog y West Side Story si potencian de mejor forma la historia, aunque la primera lo hace repitiendo ciertos elementos, y la segunda siendo funcional a un musical.

Belfast, sin embargo, toma el audio y lo hace parte de la historia colocándote en los mundos que cuenta, llenos de violencia, golpes en muros y ruidos por doquier, aunque no llena de sonido el metraje y a ratos se siente como herramienta narrativa forzada. Dune, por su parte, genera diversas emociones gracias a una estridencia que si marca los ritmos y sentidos a la hora del ver un film que, en conjunto, se siente como una ópera.

Mejor Música Original

Poca chance

Dune – Don’t look up – Madres paralelas

Está entre

Encanto – The power of the dog

¿Por qué?

Otro apartado que pasa desapercibido para la mayoría de los espectadores, la música original suele agarrar relevancia con el paso del tiempo en la medida que la cinta va tomando ritmo. Y de los filmes seleccionados, todas usan la música como elemento narrativo. El tema es que mientras Dune la usa dentro de un montón de elementos mas, Don`t look up hace un uso abusivo de esta para darle humor y ritmo de manera casi artificial. ¿Madres paralelas? Amamos a Almodovar, pero no sabemos que hace acá.

Eso nos deja The power of the dog y Encanto. La primera aprovecha la inventiva del guitarrista de Radiohead Jonny Greenwood, otro músico que como Trent Reznor y Atticus Ross, de NIN, y Mark Mothersbaugh de Devo, vio en el cine un espacio expresivo saludable y con interesantes resultados. Pero creemos sería impresentable que la Academia no le de el premio a Lin-Manuel Miranda y la batería de éxitos de Encanto

Mejor canción original

Poca chance

“Be Alive” (King Richard) – “Down to joy” (Belfast) – “Somehow you do” (Four good days)

Está entre

“Dos Oruguitas” (Encanto) – “No time to die” (No time to die)

¿Por qué?

En la que es la categoría más extraña de todas, las tres primeras canciones son ejercicios musicales comunes que, mas allá del videoclip y el hecho de haber sido elegidas por los directores para aparecer en la cinta, no tienen una particularidad mayor relacionada a los filmes respectivos.

La diferencia la da, como suele hacerlo, el tema de Bond, siempre composiciones especiales con mucho sentido asociado al personaje creado por Ian Fleming, y que en el caso del tema de Billie Eilish mantiene esa nota de sex appeal y misterio. Y si bien los Encanto lovers esperaban a “No se habla de Bruno” dentro de las seleccionadas, es “Dos oruguitas” la mejor canción y que, de no mediar algo extraño, debería llevarse el trofeo a Colombia.

Mejores Efectos Visuales

Poca chance

Dune – Spider-Man: no way home – No time to die

Está entre

Free Guy – Shang-chi and the legend of the Ten Rings

¿Por qué?

Lucas y mas lucas. Es cierto, no es llegar y crear efectos visuales llamativos y especiales, pero si da la sensación que son las grandes producciones las que más pueden hacer en este apartado. La clave es saber si son relevantes para la historia. En el caso de Dune y Spider-Man: no way home pasan a ser obligaciones dada la escala del filme, algo similar a lo que ocurre en cintas de acción como No time to die.

Pero después está Free Guy, cinta menor que usa de manera asombrosa los efectos especiales para crear un mundo virtual convincente y que podría llevarse el premio si no fuera por Shang-chi and the legendario of the Ten Rings, que toma toda la influencia de oriente para meter convincentemente un filme que en espíritu era opuesto al que se había visto hasta esa fecha en el MCU. Y ese es su gran logro.

BONUS TRACK

Mejor Cortometraje Animado

Poca chance

Affairs of the art – Boxballet – Robin robin – The windshield wiper

Favorita

Bestia

¿Por qué?

¡¡¡¡Porque Chile es el mejor país del mundo, hermano!!!!

Pero no es sólo eso. Diversa mezcla de estilos de animación presenta esta categoría, que en honor a la verdad, existe en este listado sólo porque tenemos una representante chilena.

¿Qué chances tiene? Objetivamente, muy altas. No es común que un corto animado tenga la gravedad y seriedad de la temática que toca Bestia, la que además usa un estilo casi infantil para narrar un episodio especialmente oscuro, algo que según los expertos no cumple el resto de los cortos nominados, y que juegan entre la particularidad de la historia, o lo peculiar de la animación.

Total
1
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Previous Post

Análisis a las cintas más nominadas en los Oscar 2022

Next Post

Alianza Algramo, Unilever Chile y Walmart Chile permitirá ahorrar y reducir uso del plástico

Related Posts
Total
1
Share