“Our flag means death”: el irónico encanto de la piratería

Cualquiera que haya seguido la carrera del director, escritor y productor neocelandés Taika Waititi sabrá que lleva casi 20 años caminando una delgada línea creativa: otorgando, con mucho cariño, giros humorísticos a contextos que históricamente el medio ha tratado con reverencia, distancia y casi temor. 

Muchos lo vieron en “Jojo Rabbit” (Star+), esa comedia dramática durante la Alemania nazi de la II Guerra Mundial. Antes, algunos afortunados apreciaron la vida nocturna de tres vampiros en New Jersey -o Wellington dependiendo si es la serie o la película- en la hilarante “What we do in the shadows” (la serie está en Star+). 

Con ustedes Edward Teach o “Barbanegra” / Taika Waititi, el mejor actor/director del universo. Eso creemos, al menos.

Puede decirse entonces que con “Our flag means death” Waitti repite el exitoso chiste. O más bien, lo ayuda a llegar a puerto en su capacidad de productor de una idea original del joven David Jenkis, que decidió adaptar, con ironía y sentimiento, la vida del Pirata Caballero Stede Bonnet, aristócrata inglés que dejó todo para lanzarse a la aventura de la pirateria.

Lo ridículo de este caso de la vida real ayuda a cimentar la narrativa en tono de comedia.  Con un reparto encabezado por el también neocelandés Rhys Darby (“Jumanji: welcome to the jungle” – “Flight of the Conchords”), Joel Fry (“Cruella” – “Yesterday”) y el mismo Waititi como Barbanegra, la historia navega entre la sucia pirateria y la caballerosidad del protagonista, que busca darle un giro humano a esto de ser pirata. 

Así llegan rápidamente los chistes sobre como piratear con respeto y elegancia, y la reacción de la tripulación a esta nueva forma de trabajar. Con temáticas contemporáneas tratadas con tanta realidad como sentido del humor -snobismo de la aristocracia y la gentrificación de la Ciudad Pirata, por ejemplo- la principal gracia de esta comedia se encuentra en el contrapunto entre el caricaturesco contexto y una historia tan ridícula como relacionable. 

Parte de la tripulación. Uno de ellos es mujer y hay una pareja gay. Todo muy sutil, bien en el estilo Waititi.

Sin hacer asco a los momentos más personales de los dos protagónicos, “Our flag means death” se siente como una comedia de oficina. Para esto ayuda mucho un reparto lleno de actores que seguro has visto en otros lados -”Trainspotting”, “Cruella”, “Chernobyl”, y que sacan adelante la clara idea del show: ser una comedia con sentimientos.

Por eso “Our flag means death” consolida el estilo narrativo de Taika Waititi, que además de producir el show dirige el primer episodio y entrega el tono de la serie. Y aunque está lejos del nivel de humor de su comedia sobre vampiros, tampoco alcanza el tono dramático de la muy particular “Reservation Dogs”, su alabada serie sobre una pandilla de adolescentes indígenas en Oklahoma (En Star+), y donde la melancólica historia central es bañada con el particular sentido del humor del Waititi. 

Rhys Darby, que seguro viste antes. Al otro lado del cuchillo, una actriz que también viste. Está lleno de esos.

Con seis episodios estrenados de un total de 10, y una duración de 30 minutos cada uno aproximadamente, el show no exige mucho al espectador, ni en tiempo ni en compromiso emocional. Es una comedia que se digiere rápido gracias a una premisa clara y detalles visuales que colaboran para entender el show como lo que es: un cuento de piratas lleno de humor, combinación de dos de los géneros audiovisuales más antiguos en la historia, y que en “Our flag means death” logra amalgamar una irónica, chistosa y homogénea mezcla.

Total
3
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Previous Post

“Patagonia Costa”: El nuevo destino gastronómico, arqueológico y cultural para Puerto Montt, Calbuco y Maullín

Next Post

Tips para modernizar la propuesta digital de la banca: “Las instituciones pueden ofrecer experiencias personalizadas

Related Posts
Total
3
Share