Prolongar las clases online solo perpetúa la desigualdad

Por: Loreto de la Vega, Directora de Educación de Edtech, Kimche.

Estas últimas semanas la educación se ha visto enfrentada a la polémica generada entre el Colegio de Profesores, la postura del Ministerio de Educación y las afirmaciones del futuro ministro de la cartera, Marco Antonio Ávila. Y como han dejado en evidencia los dos años de pandemia, el sistema escolar chileno está diseñado para el contexto de presencialidad pues lamentablemente los profesores no poseen el conocimiento, el manejo, ni la preparación disciplinaria para sistemas de clases en línea, lo cual ha generado un notorio agujero en el aprendizaje.

Loreto de la Vega, Directora de Educación de Edtech, Kimche.

Otras consecuencias han sido el desacostumbramiento de los alumnos y la sobrecarga docente por el estrés laboral que implica manejar plataformas nuevas o sistemas que no están optimizados para estos fines, pues la mayoría de las que se ocupan para  clases online son para sistemas de clases mixtos o híbridos y no encuentran su major exponente en este contexto.

Las repercusiones que esto puede tener en el desarrollo del aprendizaje psicosocial de los niños puede ser grave y arrastrarse durante varios años. Por eso sentimos que volver a la presencialidad es sumamente importante en niños que necesitan desarrollarse en contacto con otros seres humanos, vivir en confinamiento no solo estresa y daña psíquicamente a los adultos, sino que mucho también al desarrollo de los niños, niñas y adolescentes.

Según el estudio del CIAE (Centro de Investigación Avanzada de la Universidad de Chile) en relación a la situación socioemocional de los menores durante la pandemia y el confinamiento, un 51,5% se aburre con facilidad, un 45,5% le cuesta concentrarse, un 42,5% no quiere hacer las tareas y un 40% se frustra con frecuencia.

Existen procesos de aprendizajes que no pueden suplirse con sistemas online, que vienen a ser un complemento, pero de ninguna forma va a poder reemplazar lo que es el aprendizaje presencial de habilidades y estrategias que se sabe que si se retrasan inciden en el desarrollo de los niños y niñas para siempre.

Por eso tenemos que acostumbrarnos a vivir en pandemia y superar el miedo que genera el retorno a las salas de clases. Las tecnologías son clave en el desarrollo de sistemas que permitan vivir en contextos complejos como lo es la pandemia, siendo muy importante el trabajo en aulas virtuales con sistemas de aulas invertidas o mixtas, para que no sea imprescindible ir al colegio si un niño enferma, si un grupo enferma o si un profesor se enferma. 

Debe ser posible afrontar los aprendizajes mediante tecnologías que aportan estrategias didácticas más innovadoras, cambiar el foco de solo pizarrón y sistema lectoescritor para ampliarlos a cómo los niños aprenden y cómo van a adquirir conocimientos ahora y para el mundo que van a habitar en el futuro.

Sin embargo, esto no reemplaza la presencialidad. Hay niños que necesitan sus programas de alimentación para obtener una nutrición óptima. Sabemos que las personas que más pagan las consecuencias del confinamiento terminan siendo las de menor nivel sociocultural y económico. Por eso, prolongar el confinamiento sólo aumenta  la desigualdad y se transforma en un yugo que es muy difícil de revertir.

En esta misma línea, según el estudio del CIAE, un tercio de los niños de escuelas gratuitas tiene clases online diarias y casi un quinto de los estudiantes municipales nunca tiene clases online. La mitad de los estudiantes municipales tiene acceso “siempre” o “casi siempre” a acceso a libros de apoyo, materiales pedagógicos o un espacio donde estudiar y el 25% no tiene acceso nunca a un espacio propio para hacer sus tareas.

Aunque los datos parecen decidores, existen posiciones contrapuestas. La seguridad es muy relevante, pero considerando que ya llevamos un plan de vacunación sumamente exitoso a nivel mundial, la vuelta a la presencialidad es lo más apropiado, siempre siguiendo todo el protocolo sanitario para acostumbrarnos a vivir en este sistema excepcional que no habíamos vivido antes y para que también los profesores puedan ir adquiriendo herramientas tecnológicas que les permitan desenvolverse en contextos diversos, pandémicos y no pandémicos, con miras a la innovación y a los aprendizajes.

Total
0
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Previous Post

¿Regalas chocolates para San Valentín? Despachos han aumento en un 21% en la primera quincena de febrero

Next Post

17 mipymes de Lago Verde y Cisnes se beneficiaron con programa Acelera Aysén de Corfo

Related Posts
Total
0
Share