Quesería “Don Nelson” de Curicó: una oportunidad nacida en el seno familiar

Quesería Don Nelson / Fotografía: Sercotec

Karen Gutiérrez lleva viviendo dos años de vorágine sin parar. Estuvo a minutos de subirse a un avión y embarcarse en una aventura profesional en Europa; pero el destino familiar la llevó de emergencia a Curicó, para acompañar a su padre, Don Nelson, en sus últimos momentos. Ahí tomó una decisión, tomó las riendas del negocio familiar y se volvió una emprendedora, liderando la quesería que lleva el mismo nombre de su progenitor.
La determinación tocó a más de una persona al interior de su círculo de confianza: su mamá y su tío decidieron confiar en su visión, pese a su formación de técnica vitivinícola (desconociendo todos los detalles de la producción de quesos). Además, su marido Miloslav Lisner (de nacionalidad checa) la apoyó ingresando a la elaboración y venta de los productos.

Tras eso, Karen se dedicó a aprender todo lo que era la obra gruesa y detalles de la producción de quesos frescos. Pasó algo más o menos conocido en el mundo del emprendimiento: la falta de recursos. Por eso, la quesería postuló a un fondo Capital Abeja del Servicio de Cooperación Técnica (Sercotec), fondos que fueron destinados en cerrar varios procesos de reestructuración del negocio, como comprar utensilios y la resolución sanitaria de ventas.

Junto con esto, la marca se ha ido haciendo de un nombre debido a su producción natural, sin químicos ni preservantes, elaborado con leche de sus propias vacas y que se venden durante la misma jornada en que se elaboran.

En ese escenario, resaltan su queso fresco tradicional (con receta familiar) y un par de nuevas preparaciones traídas desde el viejo continente, como es el queso maduro, yogurt natural, queso dulce, ciboulette y orégano al ajo.

“Hoy vendemos toda nuestra producción. Y lo hacemos con la tranquilidad de que la gente come un queso que no sólo tiene una bonita apariencia y un muy buen sabor, sino que también es totalmente inocuo para su salud. Por eso nuestros clientes nos prefieren y hacen eco de la calidad que encuentran en cada preparación”, dice Karen.

LOS PRÓXIMOS PASOS

Este emprendimiento ahora comienza a consolidarse. Es por ello, que lo primero en que están abocados es a desarrollar su marca “Don Nelson” y generar condiciones para poder aumentar la producción y responder a una mayor demanda observada en los últimos meses.

Por otra parte, Karen indicó que se está trabajando en un punto de venta –ubicada a un costado de la planta artesanal, ubicada en calle Carmen 827, Curicó– iniciativas que esperan terminar a la brevedad posible.

Por lo pronto, desde el recientemente inaugurado Centro de Negocios de Curicó están ayudado a Karen y a los quesos “Don Nelson” a poder avanzar en la estrategia del negocio. En este sentido, los anhelos y metas buscan posicionar la marca a nivel nacional.

Total
0
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Previous Post

Pymes Rurales: Este 1 de febrero deberán usar Facturas Electrónicas ¿Qué hay que tener en cuenta?

Next Post

Las pymes no innovan

Related Posts
Total
0
Share