¿Quieres ser tu propio jefe? Aquí 6 puntos a tener en consideración

Foto: Pixabay

Ser tu propio jefe es como el sueño del pibe: manejar nuestros horarios, trabajar desde la casa (¡o desde cualquier lugar!) y todas las ganancias van para tu bolsillo ¿Quién no querría hacerlo? Pues bien, como todo en esta vida, no todo lo que brilla es oro, hay que tener ciertas consideraciones al momento de elegir ser independiente puesto que si no eres disciplinado esto puede terminar convirtiéndose en tu peor pesadilla.Pero ¡no se asusten! Que el Huffington Post nos da seis consejos para ser tu mejor jefe:

1. Es lo que hay

Sí, porque aquí no hay un salario fijo a fin de mes que te asegure cuentas pagadas, hagas o no hagas tu trabajo, ahora dependes de ti y de cómo gestionas tu tiempo y los recursos que posees. Cuando das el salto para convertirte en tu propio jefe puedes ganar 10 veces más de lo que ganabas trabajando para otra persona o puedes terminar en un agujero financiero.

2. Responsabilidad

Creo que ya lo dijimos, pero nunca está de más. Ser tu propio jefe trae una gran cantidad de responsabilidades, eres quien está a cargo de traer nuevos clientes y a la ves de responder ante tus empleados e inversores.

3. Sacrificio

Es una palabra fuerte, lo sabemos, pero probablemente tendrás que hacer no uno, sino que muchos sacrificios hasta que tu negocio sea verdaderamente rentable. Mientras otros se divierten probablemente tu estarás trabajando en poner las cosas al día o en nuevas estrategias de venta, tendrás que ajustar tu presupuesto para mantenerte a ti y a tu negocio al mismo tiempo y probablemente sacrificar tener una buena isapre o cotizaciones por un buen rato. No te asustes, es solo por un tiempo.

4. Burocracia

Ser tu propio jefe implica que ahora el “papeleo” lo tienes que hacer tu mismo. Pagar impuestos, pedir permisos, patentes, ir la banco, etc. Todas esas cosas de adulto que tanto nos asustan. Y además de eso, tendrás que entenderlas.

5. Aceptar que no eres el jefe

Sí, lo repetimos más de una vez, pero el mito de “ser tu propio jefe” además de sonar bonito es un mito, porque si bien no tienes un superior como sería en un típico trabajo asalariado, tienes que responder frente a tus clientes, inversores y trabajadores. Cuando te conviertes en emprendedor pasas de lidiar con uno o dos jefes a 10 o 20.

6. Si el negocio falla, es tu culpa

Ser emprendedor es hermoso y a la vez extremadamente peligroso porque nadie más que tu tiene la clave para hacer surgir tu idea, por eso debes considerar que, si bien no hay mayor satisfacción que ver tu proyecto crecer, también hay una leve posibilidad de que este falle, y la vida seguirá.

Total
0
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Previous Post

¿Cómo usar inteligencia artificial en tu startup?

Next Post

Atención: Hay nuevo instructivo para solicitudes de capacitación e-learning

Related Posts
Total
0
Share