Startup chilena SubCargo planea expansión en LATAM y ventas por sobre USD 20 millones en 2022

Tras una primera ronda de inversión ángel, financiada por familiares y amigos, prepara una nueva para este año, que le permita apalancar su expansión internacional.

La historia de SubCargo puede acaso ser breve en una cronología convencional, pero es posible catalogarla como un caso de éxito desde su nacimiento a fines de 2020. Su punto de breakeven lo alcanzó, de hecho, a los cuatro meses de operación y, ya en el segundo año de funcionamiento, incrementó su talento in-house de tres a 30 personas, lo cual la lleva a perfilarse ya no como una startup de corte tecnológico sino como una empresa consolidada del sector de transporte de carga.

El vertiginoso crecimiento tuvo también un resultado positivo a nivel de rentabilidad. Con una facturación cercana a los 3 millones de dólares en el primer semestre, en 2021 alcanzó los USD 6 millones, estimando finalizar este 2022 en más de USD 20 millones de ventas.

La idea que dio origen a SubCargo fue unir la innovación tecnológica con una visión social que permitiera darle a los miles de pequeños y medianos transportistas las herramientas y capacidades para competir en un mercado altamente atomizado.

Hoy en día, la compañía cuenta con una nómina de más de 3.400 mil camiones integrados, monitoreados y certificados.

“Desde un principio estuvimos convencidos de que la innovación tecnológica debía ir de la mano de un propósito muy claro, y en nuestro caso fue el de democratizar el transporte de carga, empezando en nuestro país, pero con la intención de ampliar los beneficios a toda Latinoamérica”, señala Daniel Palacios, uno de los fundadores y gerente general de SubCargo.

Hoy en día, la compañía cuenta con una nómina de más de 3.400 mil camiones integrados, monitoreados y certificados, correspondientes a cerca de 1.500 empresas transportistas, que utilizan en forma sistemática la plataforma (más de 8.000 viajes gestionados en 2021), con una proyección de fuerte crecimiento para este año basado en una ventaja competitiva clave para los transportistas, que es tener resuelta la logística inversa; vale decir, poder hacer un retorno con carga y, por ende, maximizar sus propios ingresos.

El mercado de transportes en Chile está, por un lado, altamente atomizado en términos de masa de camiones y empresas transportistas, dado que más del 80% de ellos corresponde a más de 19 mil pequeñas y medianas compañías de transporte. Sin embargo, por el otro lado, es un mercado bastante concentrado en términos de facturación, debido a que más del 65% de la facturación está radicada sólo en el 9% de las empresas, que son además las más grandes de la industria.

Para este mercado, sobre todo para las más de 19 mil empresas transportistas, el pago inmediato de los viajes, parte importante del modelo de SubCargo, es otro beneficio que contribuye a la liquidez y operación de cada una de ellas.

Los mandantes


En el otro lado, para las empresas mandantes, incluso para aquellas que teniendo parte de flota propia, el modelo de SubCargo le otorga el beneficio de disponer de la digitalización completa del proceso, de punta a punta, lo que permite al mandante tener visibilidad total del flujo del trabajo, incluyendo la certificación de los transportistas, los seguros de carga obligatorios y de responsabilidad civil, la documentación al día, el proceso de carga y descarga, y la facturación, entre otras partes importantes de la cadena.


Mano a mano con la innovación, la apuesta fuerte fue la de incrementar la fuerza de ventas y darle un importante impulso a su política de alianzas comerciales. En pocos meses los resultados se pusieron en evidencia y hoy SubCargo cuenta en su cartera de clientes a más de 40 empresas, incluyendo a Constructora Salfa, las inmobiliarias Aconcagua e Imagina, Cementos Bio Bío, Echeverría Izquierdo, Tecsa y Geovita, entre otras.

Muchas de estas alianzas comerciales, le permitirán a SubCargo pavimentar su proceso de expansión, aprovechando la presencia de estas empresas en diferentes países de la región. De esta manera, SubCargo proyecta que en 2022 comenzará su expansión internacional llegando a México, Colombia, Panamá y Perú, en una primera etapa.

Como agregado, más intangible pero igualmente valioso, la digitalización del proceso permite transparentar las operaciones y evitar las malas prácticas propias de la industria, que pueden terminar siendo costosas para las empresas, tanto mandantes como transportistas. SubCargo busca equiparar la cancha y centralizar los transportes a través de transacciones que velan por la equidad entre las partes.

El crecimiento y la proyección de expansión comercial y financiera de SubCargo, incluyendo una próxima ronda de inversiones, también plantean nuevos desafíos, como la de continuar potenciando a los pequeños y medianos transportistas a través de la profesionalización de su gestión.

“Nuestro próximo objetivo es zanjar el déficit social que identificamos en esta etapa inicial, especialmente del lado de los transportistas: queremos ser agentes de cambio y poder brindar mejores seguros a nivel profesional, que accedan a precios convenientes en repuestos y combustibles, y puedan tener beneficios también para sus familias, además de apoyo en capacitaciones para profesionalizar aún más sus negocios”, destaca Palacios.

Total
5
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Previous Post

Las ‘Dark Kitchen’: 7 beneficios del arriendo de cocinas profesionales para delivery

Next Post

¿Cómo afecta el alza sostenida de los precios? Estos 10 productos reflejan la inflación que azota al país

Related Posts
Total
5
Share