“Stranger Things 4”: un maravilloso cuento repetido

Iterando elementos que transformaron a esta serie en una de las más exitosas en Netflix, “Stranger Things 4” explica el origen del mito de Hawkins y amplía el campo de acción mezclando géneros con astucia y sentido del humor. Todo en torno a un terror que crece sin pausas y que promete explotar cuando se estrenen sus dos últimos episodios en Julio.

Julio del 2016, octubre de 2017, julio 2019 y mayo de 2022. Uno, dos y tres años pasaron entre los estrenos de cada una de las cuatro temporadas de “Stranger Things”, irregularidad que generó una sensación particular en los fanáticos: las ganas acumuladas de ver pronto lo que ocurriría después.

Y cada vez que estrenó temporada, el show cumplió como reloj, homenajeando a una época de oro tanto en guiños socioculturales como al cine fantástico que dominaba dicha era, siempre repitiendo la historia de un grupo de niños/jóvenes que deben luchar contra la desconfiada autoridad para revelar un terrorífico misterio.

Juntos son dinamita: nuestro grupo favorito de “Stranger Things”

El gran logro de los Hermanos Duffer en esta cuarta pasada es utilizar el mayor desarrollo de los personajes para explotar las dinámicas entre si, y donde las interacciones entre los distintos grupos exprimen oro puro, sobre todo el choclón donde Steve, Dustin, Nancy y Robin se lucen.

Para lograr eso, el casting ha sido excepcional. Al acierto de contratar a Winona Ryder y casi todos los nerds, se suma la perfección de cómo han encajado los rostros nuevos en el mundillo de Hawkins, Indiana. Y si en la tercera temporada fue Maya Hawke la MVP de los pajaritos nuevos, en esta pasada es Joseph Quinn como Eddie Munson quien se lleva los aplausos, dejando en un lúcido segundo lugar al marihuanero Argyle.

Si Eddie Munson es feliz, yo soy feliz.

Además, algunos personajes antiguos brillan un poco más. En este caso, el arco narrativo de Maxine también es un punto alto, al punto que el capítulo “Dear Billy” es para muchos el mejor de toda la cuarta entrega gracias al mayor desarrollo de la relación entre ambos hermanos, las consecuencias de la muerte de Billy en Maxine y como eso juega en su encontrón con el espíritu que acecha Hawkins.

Eso si, el desmembramiento geográfico de los protagonistas golpea de alguna forma al show en esta pasada, generando un desarrollo dispar entre la historia que en California viven Jonathan, Argyle, Mike y Will en búsqueda de Eleven, la que palidece ante la tensión, terror y atractivo de los muchachos y muchachas que sufren en un Hawkins, Indiana, en alerta roja tras la seguidilla de misteriosos asesinatos.

Algo similar ocurre con la historia de Eleven, cuyo pasado se desenvuelve sin prisa ni errores en cada episodio, a diferencia del accidentado y ridículo periplo de Joyce y Bauman para rescatar a Hopper. Además, todo huele a que repetiremos el rito de “Eleven salva el día”, en un deus ex machina algo aburrido a estas alturas.

Pese a ello, el show sigue ganando en otros aspectos que lo hacen inolvidable, destacando la forma en que la serie refleja la muy real alerta que generó en EE.UU. “Calabozos y Dragones” en los 80, y que asoció al mítico juego con el satanismo, y la ya popular intolerancia del Estados Unidos profundo, mezclando de manera muy efectiva la fantasía con la realidad.

Horror.

Lo mismo ocurre con el paralelo entre los monstruos del Upside Down frente a los monstruos que viven dentro de nosotros. Al igual que las fábulas de Scooby-Doo, donde el monstruo siempre es un ser humano, los principales antagonistas de varios personajes no son Vecna ni el Desuellamentes ni el Demogorgon.

O es el pasado que Eleven no comprende, o es la confusión identitaria de Will como amigo, o es la compleja relación entre Maxine y Billy. Incluso Hopper debe enfrentar una realidad que lo tiene aislado de todos a quienes conoció quiso alguna vez. Ese doble juego entre la fantasía y la realidad termina siendo el corazón resolutivo de un show que ata cabos que, aunque obvios a ratos, no dejan de ser terroríficos y de alto impacto.

Así arma el tablero “Stranger Things” de cara a un final que parece alargarse: ademas de un cierre en julio con una película, ya se confirmó una quinta temporada, lo que indica que aunque repetido, la gracia de esta enorme mitología de terror esta lejos de extinguirse.

Total
1
Shares
Previous Post

Alzheimer: la prometedora investigación de chilenos para dar con un método de detección no invasivo gracias a la retina

Next Post

Startup chilena de automatización irrumpió con sus bots en la industria aeroespacial de Europa

Related Posts
Total
1
Share