Tasa de refresco: la nueva cifra que ayuda a vender smartphones

Si uno hila bien fino, es probable que el 70% de las cosas que se pueden hacer con el smartphone hoy eran inimaginables e innecesarias hace 15 años.

Desde recibir mensajes con emoticones hasta capturar imágenes en 3D para usarlas con Realidad Aumentada, todos estos adelantos se fueron sumando en la medida que el desarrollo de la tecnología fue mejorando, dejando para el final cuestionamientos del tipo ¿será necesario? y ¿le servirá a la gente?

Porque ciencia. Por eso tenemos smartphones.

El último avance en asomar su nariz es la tasa de refresco, guarismo que algunos fabricantes han ido destacando cada vez más en sus kit de prensa, siempre muy asociado al desempeño del equipo a la hora de jugar. 

¿Por qué? Pues porque la tasa de refresco incide directamente en la fluidez de la imagen en movimiento, como nos explicaron desde POCO, mediante correo electrónico:

“La tasa de refresco se refiere a la velocidad de actualizaciones por segundo que pueden hacer nuestras pantallas”, dice, que en el caso del POCO F3 es de 90 Hz, que son, obviamente, 90 actualizaciones cada segundo en vez de las tradicionales 30hz de un televisor o 60hz de una pantalla de computador u otros teléfonos inteligentes.

“Esto permite poder reproducir contenido que se ve menos entrecortado, más fluido”, agrega el experto. 

Si se imagina la imagen en movimiento, se ve muy fluida. Créame, soy un pie de foto.

¿Vale la pena?

Considerando que la importancia de la tasa de refresco viene del mundo gamer, cuesta pensar que el desempeño del jugador de Candy Crush promedio vaya a experimentar algo si el equipo posee 90 Hz, y no los ya aburridos 60 Hz, y que suelen tener los smartphone en general.

“Pero no se trata solo de juegos”, me corrige Raul Estrada, analista del canal de YouTube METABOSS, cuyo teléfono tiene la capacidad de funcionar en 90 Hz, lo que se nota no sólo cuando juega algo.

“Uno cuando usa el teléfono va moviendo pantallas, abriendo aplicaciones. Y en todas esas transiciones la tasa de refresco de 90 Hz hace que sea una experiencia mucho más fluida”, agrega, aclarando además una confusión algo vergonzosa: no hay nada que ver entre los cuadros por segundo y la tasa de refresco.

Mientras La primera viene del mundo análogo -nivel VHS vs. Betamax – y hoy determina el número de fotogramas que se ven en una producto audiovisual, 24 en el cine, y hasta 128 en algunos juegos, la tasa de refresco, que se mide en hz, corresponde a la frecuencia en que ese producto audiovisual, sea DVD o PS5, será transmitido en la pantalla del smartphone, computador o televisor, donde sea que se emita el contenido. 

Pero como dice Raul, en el celular se hace mucho más que ver contenido y jugar, lo que si le da un extra a los teléfonos tener hartos hertz.

¿En qué afecta esto a Boca?

Además de verse mejor, el que mi smartphone pueda subir su tasa de refresco a 90 o 120 Hz tiene un efecto directo en la duración de la batería.

Ahi esta bien explicado.

Como explica Gabriel Hermosilla, profesor de la escuela de Ingeniería Eléctrica de la PUCV, “al tener una alta tasa de refresco se debe mostrar una mayor cantidad de cuadros por segundo. Esto implica que aumenta la generación y procesamiento de las imágenes, ya que la pantalla estará constantemente apagándose y prendiéndose provocando un mayor consumo”. 

¿Cuanto más? El doble de consumo en cuanto a pantalla -en caso de pasar de 60 a 120 Hz- lo que bien podría drenar el equipo de su batería. Por eso mismo los equipos móviles, a diferencia de los monitores y televisores que van enchufados, pueden cambiar su tasa de refresco dependiendo de la actividad, controlando así el consumo de batería.

Esto porque mientras el teléfono se supone debe gastar batería de manera normal, es esperable que un juego consuma muchos recursos, siendo uno de los motivos la mayor tasa de refresco.

“Los juegos consumen mucha bateria porque deben generar en el procesador lo que van a mostrar y después desplegarlo en la pantalla. Acá el tasa de refresco es clave, sobre todo en los juegos con más recursos gráficos. Si es más realista requiere realizar más cálculos para mostrar imágenes que se vean mejor, ya que entran más y mejores imágenes en el mismo segundo, lo que en paralelo va subiendo el consumo de baterìa”, agrega Rodrigo Verchaes, director del Instituto de las Ciencias de la Ingeniería de la Universidad de O’Higgins.

Total
8
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Previous Post

Startup nacional de turismo accesible: Invita a surfear y vivir una experiencia única

Next Post

Triple láser 4K UHD: Samsung Chile presentó su proyector The Premiere

Related Posts
Total
8
Share