The Boys 3: un subversivo thriller bañado en sangre e ironía

La 3ra pasada de “The Boys” entregó en tres intensas dosis lo que pretende hacer de aquí hasta el final de temporada: duplicar el factor shock, en sangre y desbalance mental, mientras nos enreda en historias privadas que crecen y se arraigan en la trama general dominada por Homelander en modo psycho, entre otras sorpresas.

Con una campaña de marketing que le llevó hasta trailer de “Dawn of the Seven”, film falso sobre Los Siete y cuya Avant Premiere da inicio al 1er episodio de la 3ra temporada de “The Boys”, siempre se ha sentido fuerte la intención de los creadores del show y de Garth Ennis, autor del cómic homónimo: criticar con sangre, vísceras y crueldad humana la acartonada realidad de las series, cómic y películas de superhéroes.

De eso y mas trata de “The Boys”. Como repite el sádico Homelander una y otra vez, lleno de vergüenza: ”también soy un ser humano y también me enamoro de la gente equivocada”,- a propósito de una polola nazi que tuvo en la 2da temporada-  lo más probable es que si hubiera superhéroes en el mundo real seguro se comportarían más como Homelander o Termita -cuyo sangriento momento dejó a varios televidentes con los ojos saltones, sobre todo a los hombres- y no como el bueno de Capitán América. 

Esa grotesca demostración de sanguinarios abusos, clave en el shock inicial de “The Boys”, queda atrás con el paso de los minutos, afirmándose la serie en una historia que navega suavemente gracias a personajes atractivos y exitosos, cada uno en lo suyo. Con el drama de las dos temporadas pasadas bajo el puente, las relaciones se entrelazan de otras formas, generando interacciones sorprendentes y novedosas – Hughie y su nueva jefa; Billy y su no-hijo – y otras un poco más peligrosas, como Butcher y Homelander o Starlight y Supersonic, un ex novio de la rubia que postula para Los Siete a través de un ridículo reality show.

Esas nuevas realidades en dimensiones humanas son lo que más aporta a la serie en nervios y tensión, superando en factor WOW a algunas muertes especialmente gráficas. A eso se suman las revelaciones a nivel gubernamental, arco argumental que quedó bastante expuesto tras el show de cabezas explosivas con que terminó la 2da temporada. 

Jensen Ackles -“Supernatural”-como “Soldier Boy”, el nuevo superhéroe que, tras tres episodios, aún no aparece.

Lo mismo puede decirse de la mayor información sobre la vida de personajes menores, como el misterioso Black Noir -gracias a una gran escena del pasado que se sintió como la historia militar/Vietnam en la isla en “Lost” y que introduce al misterioso Soldier Boy- o el mismo Mother’s Milk, que vuelve a “The Boys” por motivos que por fin se hacen claros. 

En ese sentido, el gran trabajo de los showrunners es balancear con mucho criterio los hitos super heroicos con la vida personal de los personajes y sus revelaciones, todo bañado con una fuerte sátira al mundo del espectáculo y los medios, para sumar dimensiones variadas a los diálogos que, gracias a actores como los neocelandeses Anthony Starr y Karl Urban, destacan por sobre el resto de los elementos.

El mejor dúo salido de Nueva Zelandia desde… Flight of the Conchords

Lo mejor de todo es el manejo de la información en la serie. Como no todos saben todo, cada conversación se siente como un pequeño momento de revelación: o alguien en la serie descubre algo que el telespectador ya sabía, o nosotros descubrimos algo que no sabíamos, pero que el personaje sí. Y así nos vamos enterando de cosas junto a los personajes y vamos reaccionando de la misma forma si Homelander y Starlight conversan sobre los horrores cometidos en el pasado, o si Frenchie merece esta vida junto a Kimiko.

En ese sentido, “The Boys” descansa en los hombros de un trabajo narrativo que viene desde el año 2019, cuando tras su silencioso estreno en Prime Video se transformó en una de las mejores nuevas series gracias a un reparto sabiamente elegido, una historia que sin dejar de ser íntima esta llena llena de referencias a los grandes temas que afectan a la sociedad, y un tratamiento audiovisual humorísticamente grotesco que ayuda a vender pero que está lejos de ser el gancho principal.

Antman + gay+ cocaína = desastre.

Sólo nos queda esperar por los próximos 5 episodios -se estrenan cada viernes en Prime Video- para saber qué ocurre a continuación, aunque sabemos que no quedaremos decepcionados.

Total
41
Shares
Previous Post

Beeok levanta USD 500 mil de inversión para expandirse a México

Next Post

Selección de estrenos de junio en plataformas online

Related Posts
Total
41
Share