Emblemática pastelería artesanal inaugura segundo local y se consolida en Los Ángeles

El crecimiento sostenido llevó a este emprendimiento familiar a dar un nuevo salto y abrir una nueva sucursal en Los Ángeles.

Pan de Pascua, galletas de Navidad, panetones, berlines, waffles, alfajores y tortas, entre muchos otros pasteles, adornan las vitrinas del nuevo local en Los Ángeles (el segundo en esta ciudad ubicado en la salida hacia Nacimiento) de la mítica pastelería Ñancupil & Sanhueza, emprendimiento familiar que se originó en Huépil y que en dos años se ha posicionado en la región del Biobío como un referente de la repostería artesanal.

Hoy se ha convertido en un paso obligado para los habitantes tanto de la pequeña localidad de la comuna de Tucapel como de Los Ángeles, donde desembarcaron con su primer local a mediados del 2020.

También se podrán degustar tortas y pasteles sin azúcar y sus exclusivos alfajores con proteína.

Desde ese momento, la expansión ha sido parte del desarrollo de esta pastelería.

A principios de este año, abrieron las puertas de una sucursal en San Pedro de la Paz, por lo que esta nueva inauguración pasaría a ser su cuarto local, donde se podrán comprar y encargar todas las delicias que preparan y cuyo sabor, textura y aspecto recuerda las tradicionales preparaciones caseras.

También se podrán degustar tortas y pasteles sin azúcar y sus exclusivos alfajores con proteína.

Así es como el matrimonio compuesto por Raúl Ñancupil y Jasna Sanhueza, fundadores del emprendimiento familiar y a quienes debe su nombre, sigue forjándose un espacio en la escena gastronómica de la región.

“El esfuerzo y la perseverancia son los que terminan haciendo una gran diferencia. Esforzándonos podemos aprender a cocinar muy bien, sin tener tanto talento, pero sin la perseverancia, aunque seamos el mejor cocinero del mundo no lograremos mucho como emprendedores”, afirma Felipe Ñancupil, hijo del matrimonio y socio de la empresa.

Asimismo, comenta que siempre abrir un nuevo local es una experiencia en sí misma, que llena de energía y motivación para seguir adelante. “Los sueños se hacen realidad con mucho trabajo, esa ha sido una de las grandes enseñanzas que nos ha dejado la pastelería”, subraya.

La otra es que es posible trabajar en familia, siempre que cada uno tenga bien definidos los roles. De hecho, la pastelería se ha convertido en una extensión de lo que son como familia y las personas cuando prueban sus productos pueden sentir el cariño con el que elaboran cada una de sus recetas. Todos las tortas y pasteles se caracterizan por estar preparados con materias primas de excelente calidad y abundantes rellenos. “Somos especialistas en hacer cosas ricas”, añade Jasna Sanhueza, la mente y el alma de la cocina de Ñancupil & Sanhueza.

Para preservar la calidad y el sello que los caracteriza todos los productos se elaboran en la casa matriz (Huépil), desde donde se envían a diario a los otros locales, garantizando la frescura y el sabor casero que los identifica.

La dulce perseverancia

Oriundos de la localidad de Huépil en la comuna de Tucapel, esta familia comenzó su negocio con un minimarket. Tiempo después abrieron una panadería sin  siquiera saber elaborar pan. Una conocida le prestó las máquinas, un vecino pastelero les enseñó y después de muchas pruebas y errores lograron sacar un producto óptimo para la venta.

“El primer día hicimos 10 kilos de pan, poco a poco empezamos a tener más pedidos y a vender más. Hasta que comenzamos a trabajar con los colegios de Tucapel, Antuco y Los Ángeles”, recuerda Jasna.

Con mucha dedicación lograron mantener su negocio prácticamente sin problemas hasta el 2019 cuando debido al estallido social y a la pandemia, los colegios a los que les vendían gran parte de producción tuvieron que suspender las clases presenciales. Situación que los llevó al borde de la quiebra. Rápidamente tuvieron que reinventarse para salvar lo que habían construido por años.

Fue así como el 2020, en plena crisis sanitaria y confinamiento, apostaron todo en crear la pastelería Ñancupil & Sanhueza y abrir la primera sucursal en Los Ángeles. Dos años después ven lejanos los días en que pensaron cerrar y pasaron de no saber preparar pan a ser una de las mejores pastelerías del Biobío.

DATOS ÚTILES

– Dirección: Av. San Francisco 188, Huépil; Av. Alemania 831, local 10, y Alcázar 635, Los Ángeles.

– Horarios:

Locales en Los Ángeles: lunes a sábado de 09:00 a 20:00 hrs.; domingo de 12:00 a 20:00 hrs.

En Huépil: lunes a sábado de 06:00 a 20:30 hrs.

– Despachos a domicilio: PedidosYa, UberEats y Justo.

– web: www.pastelerianys.cl

– Instagram: @pasteleria_nys

Total
1
Shares
Previous Post

ETMday 2022: Conoce la Programación y principales Speakers de este encuentro internacional

Next Post

Mr.Click: startup chilena especializada en marketplaces llega a EEUU

Related Posts
Total
1
Share